General

Iberoamérica entre avances y más deudas en igualdad de género

Mar 14 2011

Por Tito Drago

MADRID, 14 mar (IPS) – En América Latina, España y Portugal, el vaso de la igualdad de género puede verse medio lleno, por los avances logrados, o medio vacío, por lo mucho que queda por hacer, según los participantes en esta capital en la presentación de un estudio de la Cepal al respecto.

Madrid fue escenario este lunes 14 del lanzamiento del informe anual 2011 del Observatorio de igualdad de género de América Latina y el Caribe, realizado por la Cepal (Comisión Económica para América Latina y el Caribe), con sede en Santiago de Chile.

Durante el acto en la sede de la Secretaría General Iberoamericana (Segib) de la Comunidad Iberoamericana de Naciones, que conforman la región latinoamericana, España y Portugal, se aseguró que es indispensable reforzar tres tipos autonomías para las mujeres, si se quiere llenar el vaso de la paridad.

El primer objetivo es el de la «autonomía física», como personas, para así erradicar la violencia contra las mujeres, favorecer su salud y defender sus derechos reproductivos.

El segundo es el de la «autonomía económica», con medidas como el reconocimiento del trabajo no remunerado que realizan las mujeres o la erradicación de la precariedad laboral por razón de género, que hacen que casi 31 por ciento de las mujeres de la región no cuenten con ingresos propios, frente a 10 por ciento de los varones.

El tercero el de «la autonomía de la participación política», que impulse su presencia en la toma de decisiones y en los poderes ejecutivos, legislativos, judiciales y locales de sus países.

El anfitrión y secretario general de la Segib, el uruguayo Enrique Iglesias, dijo al inaugurar el encuentro que se ha avanzado mucho con la presencia de mujeres como lideresas en política y economía, «pero la pobreza sigue teniendo cara de mujer».

La boliviana Sonia Montaño, directora de Asuntos de Género de la Cepal, planteó que la igualdad no se debe plantear como una paridad aritmética, sino política, «o sea que las mujeres tengamos la misma capacidad de decisión que los varones».

Para Montaño la mayor participación femenina regeneraría, además, la política porque ellas «nos recuerdan una vía de hacer la política de otra manera, en el sentido de buscar la presencia de organizar a la población con otra perspectiva, pero también quiebran la tradición de una política sectorial y centralizada del pasado».

La secretaria de Estado (viceministra) de Igualdad de España, la socialista Bibiana Aído, subrayó IPS durante el encuentro que hay cada vez más mujeres en el poder, con puestos gubernamentales, empresariales y de otro tipo, «pero no tienen poder». Esto sucede, acotó, «porque el poder masculino es muy cerrado y de manera mayoritaria las decisiones siguen estando en manos de los hombres».

Por esta situación, manifestó durante su intervención en el acto, «hay que pisar el acelerador por la igualdad real y efectiva, para lograr sociedad más igualitarias, justas y democráticas». Hoy en día, añadió, las mujeres en todo el mundo son la cruz de la moneda y «los retos superan a las conquistas, aunque se haya avanzado mucho».

En su opinión, las leyes no solo deben contemplar las penas a quienes violen o discriminen a las mujeres, sino «y de manera muy especial» estar enfocadas hacia la prevención de esos delitos.

Agregó que en la actualidad, tanto en España como en América Latina y el Caribe, uno de los objetivos fundamentales es «plantar cara» a la explotación sexual y a la trata de mujeres, «porque es un problema global que requiere una respuesta global a toda prisa».

Elga María Deus Pais, la secretaria de Estado de Igualdad de Portugal, expresó a IPS que «la conciliación es imperativa, para que haya más mujeres trabajando que hombres y que éstos compartan la actividad del hogar, el cuidado de los niños y otras actividades hogareñas».

Además, señaló la dirigente socialista portuguesa durante su participación en el encuentro, una de las cosas importantes que se deben lograr es despenalizar la interrupción voluntaria del embarazo, un tema sobre el que a su juicio las mujeres deben poder decidir por sí mismas, sin ninguna otra autorización, ni siquiera la de su pareja.

Para impulsar la igualdad de derechos y realidades, una de los planteamientos coincidentes fue la necesidad de que se establezca pronto el «Año de la Igualdad» por parte de las Naciones Unidas, para generar y estimular un conjunto de acciones. Iglesias se comprometió a impulsará la instalación de ese año «lo antes posible».

Además, consideró muy positivo que se creen nuevas leyes a favor de los derechos de las mujeres. Pero subrayó que, pese a ello, las barreras persisten, por lo que «hay que igualar la igualdad de género con la de hecho», vale decir, lograr que los compromisos de la sociedad civil y las leyes se conviertan en realidades.

Rosa Elcarte, directora de Cooperación Sectorial y Multilateral de la Agencia Española de Cooperación Internacional y Desarrollo, aseguró que su organismo impulsará más acciones de apoyo que presten especial atención a los problemas que no están en los titulares informativos latinoamericanos.

Porque, explicó, «un gran problema actual son las invisibilidades de los problemas, por lo que hay que aportar instrumentos como el Observatorio, que nos permitan detectar los problemas a tiempo para poder encararlos».

En ese plano, consideró importante que se logren más datos sobre la situación de género y que se preste especial atención según las etnias a las que afectan, para atenderlos de manera más adecuada.

Para ello, Elcarte adjudicó gran importancia los mecanismos de igualdad establecidos o que se establezcan entre los países iberoamericanos, en especial dentro del marco de la Cepal, así como entre las redes establecidas de cooperación o las que puedan crearse en el futuro.

También consideró necesario que el gobierno español consolide su papel de liderazgo como donante para proyectos de género en América Latina.

Elcarte subrayó después a IPS otro elemento importante para avanzar en la igualdad: el de la comunicación. «La información es cara, pero la ignorancia lo es mucho más, por lo cual hay que impulsar la información sobre el derecho de las mujeres y la violencia de género», afirmó.

Magda Mata, secretaria de Estado de Igualdad y Bienestar del Principado de Andorra, destacó otro elemento fundamental para avanzar en la igualdad: la educación. «La escuela debe erigirse como uno de los principales bastiones contra la discriminación», subrayó.

El Observatorio de Igualdad de género de América Latina y el Caribe es respaldado por el Fondo de Población de las Naciones Unidas, la Organización Panamericana de la Salud y ONU Mujeres, la nueva entidad del foro mundial para promover los derechos de la mitad de la humanidad discriminada.(FIN/2011)