General

COMUNICACIÓN INTEGRAL, FACTOR CLAVE DE LOS CAMBIOS EN EL NORTE DE ÁFRICA

May 24 2011

Por Mario Lubetkin (*)

ROMA, May (IPS) ¿Fue Al Jazeera el factor clave para la caída de los gobiernos en Egipto y Túnez e influyó en las protestas en Bahrein, Oman, Yemen, Argelia, Siria así como en la rebelión en Libia? No creo que se pueda decir tanto: los cambios no se procesan desde la comunicación, sino a partir de la realidad objetiva Pero sin duda la comunicación jugó un rol muy importante en estos procesos.

Después de 15 años de actividad, Al Jazeera alcanza un impacto de llegada en los hogares árabes estimado en unos 200 millones de televidentes. Innumerables familias árabes estuvieron conectadas permanentemente con esta red para seguir el desarrollo de los acontecimientos.

Fue y es un factor de multiplicación de los mensajes de una opinión popular largamente amordazada y de información de los hechos y las denuncias (sobre represión y corrupción, sobre todo) que los regímenes dictatoriales ocultaban o deformaban.

Y ha logrado transmitir en todos estos años un mensaje diferente de las otras televisoras regionales salvo excepciones como la TV Al Arabya. El director de Al Jazeera, Wadah Khanfar, define ese mensaje como identificado con los valores universales, inspirador de una nueva cultura, especialmente en las jóvenes generaciones. Wadah observa que este tsunami político fue realizado por una juventud que
representa el 60% de la población árabe y estaba completamente marginalizada.

Testimonios de esos paises recuerdan que la mayoria de los ciudadanos buscaban Al Jazeera para informarse pese a los intentos de bajar su señal en múltiples cables, interfiriendo con el satélite, atacando a sus periodistas, destruyendo sus sedes, etcétera.

Khanfar cuenta que una noche estaba cenando en Doha, cuando recibió un llamado de un celular desde la plaza Tahir en El Cairo -centro de las protestas- para pedirle que no apagara las cámaras que estaban registrando las manifestaciones ya que los militares estaban preparados para atacar y solo esperaban que los canales salieran del aire.

Pero esta cobertura no hubiera sido posible si en las situaciones en las que no se podían captar y emitir imágenes, las fotos y filmaciones enviadas por manifestantes no hubieran suplido a las cámaras..

Si a esto se agregan los mecanismos de información a través de Facebook, twiter, blogs y otros medios sociales, se completa un conjunto informativo novedoso en un cuadro de suma gravedad.

La conjunción de estos medios sociales con el poderoso medio en crecimiento que es Al Jazeera multiplicaron el impacto. Esta experiencia demostró que los medios tradicionales y los nuevos no son contradictorios sino complementarios si se integran en lo que llamamos «comunicación integral».

Esta nueva forma de comunicación pronto se extendió al exterior de la zona en rebeldia, sobre todo a los países vecinos. Sultan Saoud Al Qassimi, bloguero de los Emiratos Árabes Unidos contó que cuando pudo comentar los sucesos en los países en conflicto sus visitantes pasaron de 5.000 a 25.000.

La activista egipcia Asma Mahfouz afirma que los medios sociales no fueron descubiertos a último momento sino que los fueron identificando como vías alternativas ante las puertas cerradas en los medios tradicionales. Recordó que el salto de calidad lo dieron después de las elecciones de septiembre de 2005 que atribuyeron un inverosímil triunfo al depuesto presidente egipcio Hosni Mubarak con 88,6% de los votos, evidentemente fraudulento.

Las protestas fueron conducidas por los sectores sociales medios, que tienen acceso a Internet, que fue una columna central de los mecanismos de comunicación. Los jóvenes manifestantes aseguran que mediante Facebook adquirieron confianza y la sensación de que no eran frágiles.

La importancia del factor autoestima fue destacada por el ex Presidente brasilero Lula durante su presencia en un foro de Al Jazeera, a mediados de marzo en Doha, donde en una reunión con blogueros árabes afirmó que la autoestima popular fue determinante en el derrumbe de las dictaduras latinoamericanas. Según Lula democracia implica paciencia y respeto, inclusive de las voces menos «favorables a las nuestras ya que que cuando un dirigente se considera insustituible y sus opiniones son las únicas válidas se corre el peligro de que nazca un nuevo dictador».

Malek Khadroui, bloguer tunesino, explicó que muchos conciudadanos no creian en estos instrumentos, pero «nosotros aprendimos a utilizarlos en una forma diferente a la de las anteriores generaciones». Dijo que Internet comenzó a ser utilizado activamente por los opositores en los años 90, pero sólo para recoger información, no como mecanismo de organización y participación de los ciudadanos. Khadroui observó que en la fase final las dictaduras de Túnez y Egipto también trataron de usar los nuevos instrumentos de comunicación para contrarrestar a los rebeldes «pero fracasaron porque no habia confianza en ellos».

Los directivos de Al Jazeera han reflexionado en estos últimos meses sobre si la transición del cambio en la región árabe podrá permitir la construcción de un futuro diferente, en el cual la cultural digital haya irrumpido para quedarse, donde los medios sociales contribuyan a definir un nuevo papel de la comunidad configurando una renovada identidad, y quizas sean los catalizadores de las mudanzas a partir de una nueva generación mejor conectada, educada e inspirada en los valores universales.

Quizás tenía razón Hillary Clinton cuando dijo que existe una guerra de la información que Estados Unidos está perdiendo y actores como Al Jazeera están ganando. (FIN/COPYRIGHT IPS)

(*) Mario Lubetkin, Director General de la agencia noticiosa Inter Press Service (IPS).