General

Brasil invitado a integrar agencia para refugiados palestinos

Ago 20 2012

Por Fabíola Ortiz

Entrevista a FILIPPO GRANDI, de la Agencia de la ONU para los Refugiados de Palestina
RÍO DE JANEIRO, 19 ago (IPS) – La política de pacificación de las «favelas», los barrios pobres y hacinados de Río de Janeiro sometidos a la violencia de mafias de la droga, puede servir para replicar algunos de sus elementos en los campamentos de refugiados palestinos.

Eso opinó el italiano Filippo Grandi, comisionado general de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina (UNRWA), en una entrevista con IPS.

Grandi invitó a Brasil a ser el primer país latinoamericano y del grupo BRICS en sumarse a la Comisión Consultiva de la UNRWA.

En el último año y medio, Brasil aportó 7,5 millones de dólares a la UNRWA, dijo Grandi durante su gira oficial por este país sudamericano, entre el 13 y el 17 de este mes, en la que visitó São Paulo, Brasilia, Porto Alegre y Río de Janeiro.

En abril estuvo en Brasil la secretaria general adjunta de Asuntos Humanitarios de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Valerie Amos, buscando apoyo para operaciones en Haití, África y Medio Oriente.

A continuación un extracto de la entrevista exclusiva que Fabíola Ortiz sostuvo con Grandi en Río de Janeiro.

IPS: El presupuesto de la UNRWA depende de donaciones internacionales. ¿Cómo lo afecta la crisis financiera?

FILIPPO GRANDI: La UNRWA gasta unos 1.200 millones de dólares por año, de los cuales la mitad corresponde a nuestro trabajo central: educación, salud y alivio de la pobreza. Tenemos una desfinanciación crónica de entre 10 y 20 por ciento de ese presupuesto.

Las contribuciones se han mantenido estables, algunos donantes han declinado, sobre todo Canadá y algunos países de Europa, mientras otros han crecido, como Gran Bretaña, Australia y Brasil, manteniendo más o menos el equilibrio.

Sin embargo, las necesidades crecen, y ese es el problema, porque las donaciones no aumentan al mismo ritmo.

IPS: ¿Qué tipo de necesidades aumentaron en los últimos años?

FG: La población refugiada crece tres por ciento al año. Mucho de nuestro trabajo tiene costos inflacionarios. Tenemos 700 escuelas que atienden a 500.000 niños, y el costo de sostener esta operación va en aumento.

Hoy tenemos 4,8 millones de refugiados en Líbano, Siria, Jordania y los territorios palestinos ocupados por Israel. Suministramos servicios solamente en esa región. La población más numerosa se encuentra en Jordania, con dos millones, y en Siria, con unos 500.000.

IPS: ¿Cuál es la situación de los refugiados en Siria?

FG: Está empeorando porque el conflicto ya es generalizado y demasiado grande; afecta a los civiles, sean sirios, refugiados palestinos o iraquíes. Lamentablemente algunos han muerto. No son objetivos de las agresiones, pero se encuentran en el medio y todas las partes cometen violaciones (de derechos humanos).

Muchos sirios abandonaron el país, y estimamos que entre ellos unos 3.000 palestinos se han ido también hacia Líbano y Jordania. Todavía espero que el conflicto se resuelva y puedan regresar.

IPS: ¿Cómo describiría el estado general de los palestinos que viven en Medio Oriente bajo la protección de la UNRWA?

FG: Eso depende de dónde se encuentren. En la franja de Gaza es muy duro, porque está bajo el bloqueo de Israel. En Cisjordania hay problemas por la expansión de los asentamientos judíos. En Líbano hay dificultades de derechos humanos, allí los palestinos carecen de algunos derechos fundamentales de los refugiados.

Pero el problema esencial es que siguen siendo refugiados y que no hay una solución política a su estatus. Estos son los refugiados que escaparon en 1948, que están registrados ante la UNRWA y que han aumentado en número porque tuvieron descendencia.

IPS: Este es su primer viaje oficial a Brasil. ¿Qué podría aportar este país a la UNWRA?

FG: La cooperación principal la tenemos con el gobierno federal. El año pasado esa asistencia aumentó y he discutido con el canciller, Antonio Patriota, cómo hacerla más predecible y estable en los próximos años.

También sostuve reuniones con autoridades locales y organizaciones de la sociedad civil de São Paulo, Porto Alegre, Brasilia y Río de Janeiro, en especial con la comunidad árabe. Hemos definido varias áreas interesantes para cooperar en salud, trabajo social con jóvenes y educación. Ahora intentaremos desarrollar proyectos con diferentes instituciones y sectores de la sociedad brasileña.

IPS: Usted dijo en Río que veía similitudes entre las favelas y los campamentos de refugiados. ¿La experiencia de pacificación de las favelas cariocas puede ser adaptable a las problemáticas de los campamentos?

FG: Hay similitudes: la pobreza generalizada, la superpoblación, la gran cantidad de jóvenes y a veces la presencia de violencia. Por supuesto, también hay diferencias. Las favelas no están en territorios ocupados, como sí lo están los campamentos de Cisjordania y Gaza. Las favelas no están tampoco en medio de la guerra.

Pero las políticas sociales que Brasil ha intentado en las favelas pueden estudiarse y extraer de ellas lecciones para mejorar nuestro trabajo, en especial con la juventud de los campamentos. Son interesantes otros aspectos del proceso de pacificación en materia de empleo y educación.

Entiendo que ha habido una fertilidad recíproca entre este programa de pacificación y el trabajo de cooperación que Brasil ha hecho en Haití, lo que muestra que esta política tiene potencial para su proyección internacional.

IPS: ¿Brasil podría ocupar un lugar en la Comisión Consultiva de UNRWA, de 25 países miembros y tres observadores?

FG: El gobierno brasileño debe solicitar su membresía y la Asamblea General de la ONU debe aprobarla. La práctica indica que el país debe contribuir con 15 millones de dólares durante tres años. Brasil ya ha aportado 7,5 millones en el último año y medio. Le propuse al canciller Patriota que su país aspire a esa membresía. Su respuesta fue que Brasil está interesado, pero debe analizar las implicaciones financieras.

Sería el primer país latinoamericano y de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) en integrar la Comisión Consultiva. Ya es por lejos el principal contribuyente de los BRICS a la UNWRA. Pero es una decisión que el gobierno debe tomar con toda libertad.

IPS: ¿Brasil tiene condiciones de recibir refugiados palestinos si fuera necesario?

FG: Espero que siga siendo un país que recibe refugiados, pero mi esperanza es que no haya necesidad de realojar a más palestinos.

IPS: Si bien el conflicto de Medio Oriente tiene dimensión internacional, Brasil está muy distante de él geográficamente. ¿Cuál sería su papel?

FG: Éste no es un conflicto menor; es central para nuestra historia y para el mundo de hoy. Brasil es una potencia mundial; quizás los brasileños no lo aprecien plenamente todavía, pero su economía, su importancia política, su capacidad de influencia internacional han crecido mucho y, por tanto, espero que siga participando en los intentos de solución para Medio Oriente.

Además, tiene vínculos tradicionales con Medio Oriente por sus comunidades árabes. Asistir a los refugiados a través de la UNRWA es una de las formas de ejercer esa influencia positiva.(FIN/2012)

admin