General

El terrorismo se acerca por la derecha en Estados Unidos

Ago 29 2012

Por Zoha Arshad

WASHINGTON, ago (IPS) – El ataque contra un templo sij en el norteño estado de Wisconsin a comienzos de este mes y el tiroteo en una sala de cine de Aurora, en el central estado de Colorado, son indicios del aumento de atentados de derecha en Estados Unidos.

Tras el episodio de Wisconsin, casi todos los medios de comunicación estadounidenses dijeron que, como los disparos contra el templo sij, había sido un caso de identidad errónea, pues el objetivo del responsable del atentado, Wade Michael Page, era la comunidad musulmana y la profanación de una mezquita.

La conferencia «¿Qué hacemos con el extremismo después de Wisconsin?», organizada este mes por la New America Foundation (http://newamerica.net/), se concentró en ese asunto y en subrayar que los delitos sufrido por la comunidad musulmana no habían recibido la misma atención de los medios de comunicación como los últimos acontecimientos.

El 6 de este mes, una mezquita de Joplin, en el oriental estado de Missouri, fue incendiada. El día anterior había sido el tiroteo de Wisconsin. Al día siguiente fueron lanzadas patas de cerdo contra un templo en el sur del occidental estado de California, y tres días después disparos de perdigones impactaron contra otro en el centro-oriental estado de Illinois, y la lista continúa

Haris Tarin, director del Consejo de Asuntos Públicos Musulmanes, dijo que un cambio de actitud hacia los musulmanes estadounidenses debía proceder de las jerarquías.

«Demócratas y republicanos deben reunirse para luchar contra la islamofobia. No queremos que sea un asunto partidista», arguyó Tarin.

Agregó que la caza de brujas lanzada por la representante Michele Bachmann, del opositor Partido Republicano, es un camino extremadamente peligroso para las autoridades.

Los participantes de la conferencia indicaron que la forma en que los dirigentes políticos se refieren a los musulmanes estadounidenses tiene un impacto significativo en cómo luego los trata la comunidad.

«Cuando el presidente (Barack Obama) habla, ayuda. Cuando los políticos defienden a una comunidad, definitivamente ayuda», remarcó Valarie Kaur, directora de Visual Law Project.

Quizá lo más perturbador sea que los musulmanes en Estados Unidos son considerados responsables y deben responder por atentados terroristas perpetrados por una pequeña cantidad de extremistas islámicos, la mayoría extranjeros, y que, según han repetido los líderes moderados, no representan al verdadero Islam.

Spencer Ackerman, periodista de Wired.com, desestimó la idea de que la gente no estuviera informada sobre el Islam.

«Soy judío estadounidense y nunca tuve que explicar ni defender actos de otros judíos del mundo. Me doy cuenta de que tengo una posición privilegiada. Entonces ¿por qué los musulmanes estadounidenses deben dar explicaciones o defender las acciones de otros musulmanes?», arguyó Ackerman.

Ningún cristiano blanco será considerado responsable por las acciones de sus pares en otras partes del mundo, añadió Kaur.

Después de los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York y Washington, la palabra «terrorista» se volvió sinónimo de «extremista musulmán».

El tiroteo de Aurora y la tragedia en el templo sij fueron considerados atentados terroristas por los medios locales.

La forma en que los medios cubren esos acontecimientos y los dirigentes políticos se refieren a los musulmanes tiene mucho que ver con cómo son percibidos los musulmanes en Estados Unidos.

«La retórica no cae en oídos sordos. Es cómo el extremismo político se vuelve dominante», indicó Tarin. «Hay una correlación entre violencia, retórica y extremismo político. Los delitos de odio no ocurren en un contexto vacío», añadió para explicar cómo los medios y el gobierno moldean a la opinión pública en contra de ciertos grupos.

Dos incidentes que subrayan esa correlación son la caza de brujas de Bachmann contra dirigentes políticos musulmanes, y la declaración del representante republicano por Illinois, Joe Walsh, en el ayuntamiento de Elk Grove Village sobre que los musulmanes «tratan de matar a estadounidenses todas las semanas».

El ayuntamiento está a 24 kilómetros de la mezquita de Morton Grove contra la cual David Conrad disparó sus perdigones. Otros ataques como bombas de ácido en Lombard, Illinois, y grafitis en el parque Evergreen, del mismo estado, también ocurrieron en el distrito de Walsh.

Las percepciones negativas sobre los musulmanes alcanzaron niveles extremos y adoptan una forma peligrosa, pero hay razones para creer que no todos los estadounidenses tienen una idea negativa de la comunidad islámica.

Un grupo de evangélicos, entre los que hay un amigo de Tarin, compró espacio publicitario para poner carteles que digan: «Estoy con mi hermano musulmán. Estoy con mi hermano sij».

«Esa es la grandeza de Estados Unidos, su democracia y su pluralismo, que la gente se defienda y se apoye mutuamente», indicó Tarin. Pero la falta de exposición a otras culturas y religiones, quizá, sea uno de los principales factores del temor y del odio hacia ciertas confesiones.

«Los grupos más proislámicos en Estados Unidos resultan ser los veteranos de guerra. La mayoría de los estadounidenses no viajan, suponen», indicó Ackerman.

La disminución de la islamofobia en los próximos años dependerá en gran parte del papel de los medios de comunicación y de la disposición del gobierno de Estados Unidos a poner fin a los delitos de odio y a contrarrestar las percepciones negativas de este grupo religioso. (FIN/2012)

admin