General

Cameron ordenó presionar a The Guardian sobre Snowden

Ago 21 2013

Por Leonardo Boix

LONDRES, 21 (ANSA)- El primer ministro británico, David Cameron, ordenó al funcionario de más alto cargo en la residencia de Downing Street, Jeremy Hwywood, presionar al periódico The Guardian por los documentos secretos filtrados por el ex técnico de la CIA Edward Snowden.

Fuentes del gobierno confirmaron que Heywood se contactó con el matutino londinense tras el pedido del premier y agregaron que hubiera sido una «abdicación total de las responsabilidades» gubernamentales no haber contactado al diario.

Dicho contacto se produjo cuando el Guardian publicaba una serie de notas en base a documentos filtrados por Snowden sobre los programas de vigilancia y ciberespionaje ilegales de la Agencia Nacional de Seguridad estadounidense (NSA) y su homóloga británica, GCHQ.

El editor del diario, Alan Rusbridger, admitió esta semana que su periódico se vio forzado el 20 de julio último a destruir archivos de computadora que contenían dicha información, tras recibir la visita de dos agentes del GCHQ, y luego de una reunión con un «funcionario de muy alto rango del gobierno que decía representar la posición del Primer Ministro».

Según fuentes del gobierno, las autoridades del país temían que si los documentos del Guardian caían en «malas manos» podrían representar una amenaza seria a la seguridad de Gran Bretaña.

Las reuniones entre Whitehall y el Guardian se llevaron a cabo con la aprobación expresa de Cameron, de su vice, Nick Clegg y del canciller William Hague, de acuerdo al portavoz.

El vocero indicó además que Clegg consideró «razonable» que Heywood «le pidiera al Guardian destruir archivos que representaran una amenaza seria a la seguridad nacional en caso de caer en malas manos».

«El vice primer ministro sintió que esta opción era preferible a tomar acciones legales. Estaba a favor de proteger la libertad del Guardian a publicar sus artículos, al tiempo de tomar los pasos necesarios para resguardar la seguridad nacional», continuó.

El vocero de Whitehall indicó que «por ende se acordó que el propósito de la destrucción de dicho material no cercenaría la habilidad del Guardian de publicar artículos sobre este tema, pero ayudaría como medida de precaución a proteger vidas y la seguridad (del país)».

En ese sentido, Malcolm Rifkind, presidente del Comité de Inteligencia y Seguridad, afirmó a la radio 4 de la BBC que no Snowden o el editor del Guardian «están en la posición de juzgar si la información secreta filtrada podría ser de importancia significativa en la batalla contra el terrorismo».

«A veces se puede creer que es posible publicar un documento y que éste no será de ayuda a los terroristas, pero podría ser lo contrario», sostuvo el parlamentario.

En tanto, la pareja del periodista del Guardian Glenn Greenwald detenido el domingo en el aeropuerto londinense de Heathrow durante nueve horas, el brasileño David Miranda, dijo a la BBC que se vio forzado a divulgar contraseñas de su correo electrónico y páginas de redes sociales, durante el interrogatorio por parte de detectives antiterroristas de Scotland Yard.

Miranda, de 28 años, admitió haber sido amenazado con ser enviado a prisión en caso de negarse a divulgar dicha información privada. Agregó que la divulgación de sus contraseñas lo hizo sentir como si estuviera «desnudo ante una multitud».

Esta semana, el brasileño confirmó desde Brasil que emprenderá acciones legales contra el Ministerio del Interior británico y contra Scotland Yard, para impedir que sean utilizados los archivos de su computadora portátil y teléfono celular que le fueron incautados durante su arresto en Heathrow.

Los detectives británicos también le confiscaron un disco duro adicional, dos tarjetas de memoria, un reloj inteligente y una consola de videojuegos.(ANSA)

admin