General

El reporte de Oxfam y la reunión en Davós

Ene 20 2015

Eduardo Ruiz-Healy – Criterio Hidalgo, México

La organización internacional Oxfam, basada en Oxford, Reino Unido, difundió ayer su informe Riqueza: Tenerlo todo y querer más en donde advierte “que el próximo año la riqueza del 1% más rico de la población del planeta superará la del 99% restante, a menos que se revierta la actual tendencia de desigualdad y concentración de riqueza”. Añadió que al día de hoy “una de cada nueve personas carece de alimentos suficientes para comer, y más de 1,000 millones de personas aún viven con menos de 1,25 dólares al día”.

Oxfam explica que “la riqueza mundial se concentra cada vez más en manos de una pequeña élite rica. Los datos de Credit Suisse revelan que, desde 2010, el 1% de los individuos más ricos del mundo ha incrementado su participación en el conjunto de la riqueza a nivel mundial” y añade que “en 2014, el 1% más rico poseía el 48% de la riqueza mundial, mientras que el 99% restante debía repartirse el 52%. Prácticamente la totalidad de ese 52% está en manos del 20% más rico de la población mundial, de modo que el 80% restante sólo posee un 5.5% de la riqueza mundial. Si se mantiene esta tendencia de incremento de la participación de las personas más ricas en la riqueza mundial, en sólo dos años el 1% más rico de la población acaparará más riqueza que el 99% restante y el porcentaje de riqueza en manos del 1% más rico superará el 50% en 2016”.

Lo que reporta Oxfam no es nada nuevo ya que desde años se ha observado alrededor del mundo que los ricos son cada vez más ricos, los pobres cada vez más pobres y los que quedan de la clase media luchan para no caer en la pobreza. Esto se observa en casi todos los países.

Además, desde hace una década se ha venido ampliando la brecha que separa a los países ricos de los pobres.

En pocas palabras, la creciente concentración de la riqueza no sólo se da entre personas sino entre países.

Todo esto significa que los diversos modelos económicos vigentes a lo largo y ancho del planeta han fracasado para casi el 99% de la humanidad, y funcionado muy bien para el 1%. El empobrecimiento de las mayorías se ve en la mayoría de los países de América, Europa, Asia y África. Y el proceso se ve en economías tan distintas como las de Estados Unidos, México, Francia, Brasil, Grecia, Venezuela, España o el Reino Unido.

El reporte de Oxfam cobró relevancia en los medios de comunicación porque se difundió tres días antes de que empiece en Davós, Suiza, una nueva reunión anual del Foro Económico Mundial, evento en donde se reúnen los principales líderes políticos y empresariales del planeta para discutir en público los grandes problemas que enfrenta el mundo y, en privado, hacer grandes negocios.

A partir de mañana y hasta el viernes, en el exclusivo centro turístico enclavado en los Alpes, los representantes de ese 1% que se ha quedado con la riqueza que producimos el 100% de los seres humanos también se pondrán de acuerdo para mantener su posición privilegiada.

Ojalá que la mayoría de ellos tengan la sensibilidad y el sentido común de leer el reporte de Oxfam y actuar tomando en cuenta las advertencias que contiene el mismo.

La situación económica mundial es crítica y en sus manos está el buscar y aplicar soluciones que permitan una mejor distribución de la riqueza en el mundo.

Si estos empresarios y líderes políticos insisten en seguir ignorando el creciente problema de la desigualdad, que no se quejen después de la proliferación de la violencia, de la delincuencia y del terrorismo que en mayor o menor grado son producto de la pobreza. 20 de enero de 2015

Anexo: 1% de la población más rica del mundo tendrá más riqueza que el resto del globo – Noticias Montreal.com

Un reporte de Oxfam, publicado este lunes, viene a reforzar aquella idea que muchos expresaron tras la crisis financiera de “somos el 99%”, haciendo referencia a ese 1% que posee la mayor riqueza, no sólo en EE UU, sino en el globo entero. De acuerdo con el estudio de la agencia, esos que forman parte del 1% pronto serán más ricos que el resto del mundo, combinado. El llamado es a combatir la desigualdad.

El reporte, que es presentado previo al Foro Económico Mundial (Davos), prevé que las personas con mayor riqueza en el mundo acumularán más dinero que el resto de los ciudadanos, juntos. Esto podría ocurrir tan temprano como el año entrante.

Winnie Byanyima, director ejecutivo de Oxfam, está pidiendo a los líderes del mundo que actúen en contra de la desigualdad.

“La riqueza mundial se concentra cada vez más en manos de una pequeña élite rica. Los datos de Credit Suisse revelan que, desde 2010, el 1% de los individuos más ricos del mundo ha incrementado su participación en el conjunto de la riqueza a nivel mundial”, se lee en el reporte.

En 2014, según Oxfam, ese 1% más rico de la población poseía 48% de la riqueza mundial. La proyección de la agencia es que para 2016, de mantenerse la tendencia, ese 1% tendrá más del 50% de la riqueza del globo.

Destaca el reporte que en los años recientes los milmillonarios que se encuentran en la lista Forbes, no sólo acumularon más dinero, sino lo hicieron de forma más acelerada

“Actualmente, 80 personas poseen la misma riqueza que la mitad más pobre de la población mundial, en comparación con las 388 de 2010”.

Otros puntos que destaca el informe de Oxfam:
En 2014 había 1.645 personas milmillonarias, según la lista Forbes.
Casi el 30% de estas personas (492) son ciudadanos estadounidenses.
Más de un tercio de los milmillonarios partieron de una posición de riqueza, ya que el 34% de ellos heredó la totalidad o parte de su fortuna.
Los milmillonarios son un colectivo fundamentalmente compuesto por hombres de edad madura: el 85% superan los 50 años y el 90% son hombres.
Determinados sectores económicos importantes han contribuido a la acumulación de riqueza de estos milmillonarios
Según la lista de marzo de 2014, el 20% de estas personas (321) tenían intereses, desarrollaban actividades o estaban vinculados a los sectores financiero y de seguros.

De acuerdo con Oxfam, actualmente una de cada nueve personas no tiene dinero para comer de forma adecuada, debido, precisamente a esa “explosión de la desigualdad”.

El promedio de riqueza de las personas que pertenecen a ese 1% es de 2,7 millones de dólares.

La agencia propone una serie de medidas, pues asegura que el frenar la desigualdad no es algo imposible:

1.Hacer que los Gobiernos trabajen para los ciudadanos y hagan frente a la desigualdad extrema
2.Fomentar la igualdad económica y los derechos de las mujeres
3.Pagar a los trabajadores un salario digno y reducir las diferencias con las desorbitadas remuneraciones de los directivos
4.Distribuir la carga fiscal de forma justa y equitativa
5.Subsanar los vacíos legales en la fiscalidad internacional y las deficiencias en su gobernanza
6.Lograr servicios públicos gratuitos universales para todas las personas en 2020
7.Modificar el sistema mundial de investigación y desarrollo (I+D) y de fijación de
8.Establecer una base de protección social universal
9.Destinar la financiación para el desarrollo a la reducción de la desigualdad y la pobreza, y fortalecer el pacto entre la ciudadanía y sus Gobiernos.

admin