General

Parar a Polonia

Sep 26 2018

Editorial – El País

La UE tiene la legitimidad para utilizar todos los mecanismos a su alcance para frenar la deriva autoritoria

Decía Groucho Marx que nunca pertenecería a un club que le admitiese como socio. Desgraciadamente, la boutade marxista tiene una lectura en la Unión Europea porque, tal y como están las cosas, Polonia y Hungría tendrían ahora mismo dificultades para entrar en un club del que ya forman parte.

Dos semanas después de que el Parlamento Europeo se mostrase a favor de expedientar a Hungría por los desmanes antidemocráticos de Viktor Orbán, la Comisión Europea ha abierto una nueva vía para tratar de frenar la deriva autoritaria de Polonia, el otro país de la UE que está poniendo en peligro el Estado de derecho.

La Comisión ha pedido al Tribunal de Justicia de la UE que paralice la reforma judicial del Gobierno ultraconservador controlado por Jaroslaw Kaczynski, mientras se pronuncia sobre ella. Esta reforma, por la que entre otras cosas se jubilarían 27 de los 72 jueces del Supremo, mina la separación de poderes, según la Comisión —y según la Red Europea de Consejos del Poder Judicial, que suspendió a Polonia la semana pasada—. El argumento de Bruselas es razonable: si la reforma no se paraliza, en caso de que finalmente el Tribunal Europeo condene a Polonia será muy difícil dar marcha atrás porque el daño ya estaría hecho.

El expediente que el Parlamento Europeo abrió a Hungría puede parecer más contundente, pero su aplicación es difícil porque la sanción prevista, la retirada del voto, requiere el consenso en el Consejo. Polonia ya ha dicho que apoyaría a Hungría si el castigo llega a la mesa de los Gobiernos y ocurría lo mismo con Budapest si la sanción apunta a Varsovia.

La vía judicial, en cambio, deja a Polonia con pocas opciones. Es cierto que Varsovia puede desafiar a Bruselas y crear una crisis institucional si decide no acatar la posible sanción del Tribunal. Pero se enfrentaría a una multa contundente que se traduciría en la reducción drástica de los fondos que recibe. Polonia es actualmente el mayor receptor neto de la UE —con 86.000 millones de euros para el periodo 2014-2020—, lo que hace todavía más incomprensible su giro antieuropeo.

En un momento en el que los movimientos autoritarios campan a sus anchas en Europa, la Unión tiene la legitimidad para utilizar todas las armas a su alcance para frenar cualquier deriva autoritaria. La esencia de la UE se encuentra en la defensa de la democracia, de hecho, por eso se aceleró la entrada de los antiguos países del bloque socialista: para blindar los derechos que Polonia y Hungría están atacando.

———————–

Anexos:

El ultraderechista Bannon se lanza a la conquista de Europa

Kim Amor – elPeriódico

El exasesor del presidente de EEUU Donald Trump recorre los países de la UE para hacer un frente político común con los partidos de extrema derecha cara a las elecciones a la Eurocámara

«Prepárense para Bannon el bárbaro». Corría el mes de agosto del año pasado y Steven Bannon, asesor y estratega del presidente de EEUU, Donald Trump, abandonaba en medio de la polémica la Casa Blanca. Fue entonces cuando uno de sus más cercanos colaboradores pronunció esta frase a un diario estadounidense. Y no se equivocó. La Europa democrática debe prepararse para lo que se avecina. Bannon, uno de los artífices de la victoria electoral de Trump, está inmerso en un ambicioso proyecto que tiene como principal objetivo nada más y nada menos que dinamitar la Unión Europea desde dentro.

El ideólogo ultraderechista estadounidense ha aterrizado en el Viejo continente en el momento más propicio. La crisis financiera y la oleada de refugiados y migrantes desatada a partir del 2015 no ha hecho más que debilitar las democracias europeas, como lo demuestra la expansión de la extrema derecha. El plan de Bannon es que estas formaciones políticas hagan causa común y se sumen a ‘The Movement», una plataforma con la que quiere asaltar el Parlamento Europeo en la próximas elecciones previstas para el mes de mayo del año próximo. Bannon ya se ha visto con varios de los principales dirigentes que se ajustan a su ideario: xenófobo, anti-europeo, anti-globalización, basado en el nacionalismo y en la identidad judeocristiana.

Herramienta de la globalización

Nacido en Norfolk (Virginia) hace 63 años, exempleado de Goldman Sachs , director en su día de la publicación de extrema derecha ‘Breitbart News’ y exproductor de documentales desde Hollywood dedicados a Ronald Reagan, Sarah Palin o el Tea Party, Bannon siente un especial odio por la UE. La percibe como una herramienta de la globalización, un estorbo para la mejora de la civilización occidental.

De lograr un buen pellizco de escaños en la próxima Eurocámara, la plataforma fundada por Bannon, cuyo cuartel general está en Bruselas, podría retrasar presupuestos o ratificaciones de acuerdos de asociación o adhesión, además de evitar sanciones contra miembros que se salten las normas de la UE. Los más díscolos, como Hungría, Polonía, la República Checa o Eslovaquia, están en manos de dirigentes populistas anti-ínmigración y eurófobos.

Ofensiva en toda regla

En su trasiego por Europa, Bannon fue la estrella del acto que el pasado sábado celebró en Roma el pequeño partido posfascista italiano, Hermanos de Italia, que dirige Georgia Meloni. El eslogan de la cita fue «Europa contra Europa». Al acto no faltó tampoco el ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, jefe de la xenófoba y populista Liga.»Si he venido aqui, dijo Bannon, es para decir que todo está vinculado. El ‘brexit’, Trump y las elecciones de marzo del 2018 en Italia son parte de un todo». «Donald Trump ganó porque dijo la verdad y habló al corazón de la clase trabajadora y de la clase media de Estados Unidos», añadió.

Bannon considera que su lucha es una «guerra cultural y política» y en Roma volvió a pedir a todos los votantes de extrema derecha de Europa que se movilicen y así «provocar una revolución». Un ofensiva en toda regla que se está convirtiendo en la principal amenaza para Europa.

El excandidato demócrata a la Casa Blanca, Bernie Sanders, y el exministro de Economía de Grecia, Yanis Varoufakis, han hecho un llamamiento urgente para fundar una «internacional progresista» que ponga freno a proyectos de «revolución» como la que propugna Bannon.

———————–

Italia se endurece más con la inmigración

Página12, Argentina

El consejo de ministros italiano aprobó hoy un decreto sobre la seguridad pública que endurece las medidas contra la inmigración, anunció el ministro del Interior, Matteo Salvini, líder de la derechista Liga.

«Es un paso para que Italia sea más segura. Para combatir con fuerza a los mafiosos y a los traficantes de personas, para reducir los costos de una inmigración exagerada, para expulsar a los delincuentes y a los que piden asilo sin merecerlo, para retirar la ciudadanía a los terroristas y para dar más poder a las fuerzas del orden», escribió Salvini en Facebbok.

El decreto, que cuenta con 42 puntos, fue aprobado en forma unánime por el consejo de ministros, precisó Salvini en una rueda de prensa.

«Hemos trabajado respetando los principios de la Constitución», adelantó por su parte el jefe de gobierno, Giuseppe Conte.

Las nuevas normas, en vigor por 60 días, podrán ser «modificadas, mejoradas o cambiadas por el Parlamento», explicó Salvini.

Tras la aprobación del Parlamento, las normas deben ser ratificadas por el presidente de la República, Sergio Matarrella, para convertirse en ley.

«No es un decreto blindado», explicó Salvini, cuyo gobierno está aliado con la formación antisistema Movimiento 5 Estrellas, por lo que goza de amplía mayoría en el Congreso.

El ministro considera que las nuevas normas garantizan «más derechos» a los «verdaderos refugiados» que deberán cumplir seis requisitos para obtener el asilo político.

El decreto establece entre otras que el migrante que pide asilo y que comete un delito grave, como por ejemplo actos de terrorismo o abuso sexual, será expulsado inmediatamente.

«La solicitud de asilo se anula en caso de persona peligrosa o si ha sido condenada en primera instancia. Ha sido un de las medidas añadidas y sugeridas», explicó el ministro.

El nuevo gobierno de corte populista, al poder desde hace cuatro meses, se comprometió con su electorado a frenar la entrada de los inmigrantes por lo que decidió reorganizar todo el sistema de acogida y de acceso al asilo.

Los inmigrantes podrán permanecer hasta un máximo de 6 meses, en vez de 3, en cuatro «campos para la repatriación» y no serán más distribuidos por el territorio nacional como antes. Sólo los niños no acompañados y los refugiados que han obtenido el asilo podrán residir en toda la península.

Según las cifras oficiales, Italia recibió el año pasado 100.000 solicitudes de asilo contra las 40.000 de este año, mientras que el número de personas que esperan que les definan su situación en los centros de acogida es de 155.000.

Entre las medidas de seguridad adoptadas en el texto se autoriza el uso de armas eléctricas por parte de las fuerzas del orden, incluso por parte de la policía municipal.

El decreto favorece la evacuación de los edificios ocupados y elimina la obligación de ofrecer un alojamiento temporal a las personas vulnerables.

Debatido y criticado por la prensa durante varias semanas, el texto generó polémicas incluso dentro del Movimiento 5 Estrellas por su particular dureza.

El secretario general de la Conferencia Episcopal de Italia, el obispo Nunzio Galantino, criticó el hecho de que la inmigración y la seguridad sean reglamentados en un mismo texto. «Esto significa que el inmigrante es considerado un problema de seguridad, independientemente de su conducta, lo cual es un pésimo mensaje», lamentó.

Salvini, también vice primer ministro, conocido por sus declaraciones xenófobas y su pelea contra la Unión Europea, se ha convertido en el político más influyente de la península al duplicar su aprobación e intención de voto entre el electorado, ya que la Liga pasó del 18% en las elecciones de marzo a 30%, según un sondeo del diario La Repubblica.

«Con la aprobación de este decreto el M5E adhiere completamente a la extrema derecha», reaccionó por su parte Giuseppe Civati, líder del movimiento de izquierda Posible.

 

 

admin