General

Austria se retirará del Pacto Mundial para la Migración

Oct 31 2018

Por Wanda Rudich

Viena (EuroEFE).- Austria, país que preside la Unión Europea (UE) este semestre, se retirará del Pacto Mundial para la Migración por considerar que puede sentar la base para que sea considerada como un derecho humano.

«Para nosotros es importante que Austria no adquiera un compromiso de derecho internacional consuetudinario, por lo que hemos decidido que no nos uniremos al pacto», dijo este miércoles el canciller federal de la república alpina, Sebastian Kurz.

En consecuencia, Austria no estará presente en la reunión de Jefes de Estado y de Gobierno para adoptar el Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular, acordado en julio pasado en la ONU, convocada para los días 10 y 11 de diciembre en Marruecos.

Además, «nos abstendremos en la votación de la Asamblea General de 2019», añadió Kurz en unas declaraciones recogidas por la radio pública ORF.

Austria no quiere compromisos en inmigración

Austria seguirá así el camino abierto por Estados Unidos, cuyo presidente, Donald Trump, anunció en diciembre de 2017 que se retiraba del Pacto Mundial sobre Migración pese a que la Administración de Barack Obama se había comprometido a participar en el mismo; Hungría también anunció posteriormente, el pasado julio, que no iba a formar parte del acuerdo.

El jefe de Gobierno austríaco opina que este pacto, que no será vinculante ni establece un derecho a la migración, «sí contempla algo así como un compromiso del país si se firma».

«Hay algunos puntos que vemos de manera crítica y donde tememos una amenaza a nuestra soberanía nacional», subrayó Kurz poco antes de iniciarse una reunión del Gobierno, integrado por su Partido Popular (ÖVP) y el ultranacionalista Partido Liberal (ÖVP) del vicecanciller, Heinz-Christian Strache.

Entre sus críticas al documento de Naciones Unidas, en cuya elaboración técnica sí participó Austria, se refirió a pasajes que podrían limitar las actividades de las fuerzas de seguridad para deportar a inmigrantes.

También habló de «ideas que podrían conducir» a una falta de diferenciación entre migración legal e ilegal, migración laboral y asilo.

«La inmigración no puede ser un derecho humano»

Por su parte, Strache resaltó que «algunos contenidos (del acuerdo) son completamente contrarios» a las posiciones del FPÖ y del acuerdo de coalición del Gobierno, surgido de las elecciones de octubre de 2017 tras una campaña xenófoba centrada en la lucha contra la inmigración.

«La migración no es ni puede ser un derecho humano», sentenció el político ultranacionalista (…) No puede darse el caso de que no haya diferenciación entre los flujos migratorios legales e ilegales», insistió el vicecanciller.

«No puede haber ningún derecho a migrar debido al clima o la pobreza, pues tendríamos en este mundo un desarrollo que no sería compatible con una política realista», prosiguió.

Kurz confirmó que la decisión oficial de retirar a Austria de este proceso internacional será sancionada este miércoles por el consejo de ministros, y que Viena enviará a Naciones Unidas una explicación formal.

———————

Anexo:

La Corte Suprema húngara absolvió a la reportera que pateó a refugiados

Por Redaccion –  Infoarenales 

En un comunicado, la Corte anunció la anulación de la sentencia dictada en octubre de 2017 a la periodista húngara Petra Laszlo, condenada a tres años de libertad condicional por «vandalismo»

La Corte Suprema de Hungría absolvió a la reportera que en 2015 pateó y puso zancadillas a varios refugiados cerca de la frontera con Serbia al estimar que no cometió delito alguno, sino una infracción que ya ha prescrito.

«Lo cometido por la reportera acusada no constituye un delito, pero sí una conducta ilícita, que también es moralmente censurable y sancionable por la ley», indica la sentencia.

Sin embargo, esa infracción ya ha prescrito y habría «que suspender el procedimiento».

Laszlo, quien entonces colaboraba con la televisión local N1, cercana al partido de extrema derecha Jobbik, fue filmada en septiembre de 2015 en el momento que agredía a un grupo de refugiados.

Mientras filmaba a un grupo de centenares de refugiados que trataban de escapar de una zona en la que policías de frontera los habían confinado, Laszlo primero pateó a una niña y poco después trató de hacerle una zancadilla a un hombre sirio que llevaba a su hijo en brazos.

El alto tribunal explicó que para que algo sea definido como «vandalismo» debe ser claramente antisocial o contrario a la comunidad, lo que, para los jueces, no queda demostrado en la actuación de la reportera, indicó la agencia de noticias EFE.

El sirio que llevaba a su hijo en brazos, cuando la reportera le puso una zancadilla fue contratado por la Escuela Nacional de Entrenadores de Fútbol (Cenafe) de Getafe (España), donde trabajó durante un año. Fuente de la noticia: TELAM, Agencia argentina de noticias

 

admin