Derechos Humanos, Racismo&discriminación, Religión

La Conquista de México 1519-1521

Mar 28 2019

Enrique Dussel* 

En 1992 se debatió la problemática de la invasión del Amerindia (denominada eurocéntricamente el descubrimiento de América) a 500 años de 1492. Sería bueno que en estos dos años (2019-2021) rememoremos la problemática todavía actual por sus efectos de la sangrienta conquista de las grandes culturas de Mesoamérica (la azteca, maya, zapoteca, otomí, etcétera) que fue un genocidio de significación mundial, porque aquí se produjo el choque y la dominación violenta del extremo occidente de Eurasia (España) sobre las culturas del extremo oriente del Asia (ya que nuestros pueblo originarios posiblemente llegaron procedentes del Asia oriental por el estrecho de Bering). Ciertamente España (por su ocupación militar) y Roma (por la organización de la Cristiandad de las Indias occidentales) son autoras y cómplices de un genocidio.

En efecto, no bien conocidas las Islas del Mar Océano al occidente del recién descubierto Océano Atlántico, el Papa concede a los reyes de España por la bula Inter caetera del 3 de mayo de 1493 las tierras recién descubiertas con la obligación de evangelizar a sus habitantes. Aquí se encuentra ya el primer motivo que justifica pedir perdón a los pueblos originarios por parte del Papa. El mismo Bartolomé de las Casas se preguntaba qué: ¿con qué derecho el Papado otorgaba o donaba al rey de España tierras y pueblos sobre los que no tenía ningún conocimiento, posesión o dominio? Bartolomé le negaba al Papa este derecho, que además lo hacía cómplice del crimen injusto y genocida de la conquista, con sus matanzas y por la horrible servidumbre a la que habían reducido a los pueblos originarios del continente.

Y, con respecto a España y Portugal, y muy especialmente sus reyes y al Consejo de Indias, fueron responsables de la ferocidad, violencia, sangrientos enfrentamientos con armas desconocidas para los indígenas (tales como los cañones, ballestas, caballos, etcétera), y todo tipo de vejámenes que se cumplieron.

Valgan unas citas de cartas que tuve en mis manos en el Archivo de Indias de Sevilla, enviadas al rey mostrando la situación: Mucha de la plata que de acá se saca y va a esos Reynos, se beneficia con la sangre de os indios y va envuelta en sus cueros (Carta del obispo mechoacano Don Juan de Medina y Rincón del 13 de octubre de 1583; AGI, México 374).

Y otro: Avra quatro años que, para acabarse de perder esta tierra, se descubrió un aboca del infierno por la qual entra cada año gran cantidad de gente, que la cobdicia de los españoles sacrifica a su dios, y es una mina de plata que se llama Potosí (Carta del obispo Domingo de Santo Tomás, del 1 de julio de 1550; AGI, Charcas 313) .

Quien ignore la violencia e injusticia de la conquista de Latinoamérica, y muy especialmente de México, lo mínimo que puede decirse que es un ignorante, y que al no tener mala conciencia de un verdadero crimen se hace hoy culpable de ese mismo crimen, aunque sea, y en mayor medida, el rey de España. He leído miles de Reales Cédulas en las que los reyes españoles estampaban un gran firma y que decía: YO EL REY, sin mayor indicación (había que averiguar por la fecha del documento el nombre del personaje).

Los conocidos historiadores demógrafos, Cook-Borah y Simpson dan para México una población de 11 millones de habitantes en 1519, que decreció en 1607 a los 2 millones de indígenas. Claro es que hubo enfermedades contra las cuales la población indígenas no estaba protegida, pero las matanzas en las guerras narradas por el Chalan Balam, el mal trato en la mita, la encomienda y las haciendas e ingenios, y el trabajo doméstico de las mujeres indígenas en las casas de los blancos (que se quedan amancebadas obligándolas a dejar a sus maridos para ser vejadas por los españoles y criollos), el cambio de territorio agrícola de los más fecundos a los desiertos estériles (lo que produjo hambrunas mortales como entre los tarahumaras) significará una crisis demográfica gigantesca.

Todo esto nos sugiere que es muy conveniente en México comenzar a tener presente, día a día, el 500 aniversario de la horrenda Conquista de México. Hay fechas emblemáticas: el 18 de febrero hace 500 años Hernán Cortés salía de La Habana con 600 hombres, 16 caballos, 10 cañones, 32 ballestas. El próximo 22 de abril hace 500 años que desembarcó en Veracruz; estando ya asentado en México Tenochtitlán vence el 30 de junio a Pánfilo Narváez. El próximo año, el 30 de junio se cumplirán los 500 años de los comienzos del asedio de México con el auxilio de los tlaxcaltecas y otros pueblos dominados por los aztecas. El 13 de agosto de 1521 tomarán y destruirán Tenochtitlán hace 500 años. Deben ser fechas recordadas y estudiadas día a día para tomar conciencia de que fuimos colonia, y después no hemos dejado de ser neocolonias del que no se tiene autoconciencia por el eurocentrismo cultural de nuestros criollos (los mexicanos blanco americanos hijos de españoles que quedan después en el poder hasta el presente).

La plena descolonización política, económica y cultural es necesaria en el futuro después de 500 años de la Conquista. Debe ser un propósito de la Cuarta Transformación.

¡Es tiempo ya que el rey de España y el Papa romano pidan perdón, no sólo por medio de palabras sino por actos objetivos, a los pueblos originarios por el crimen de la Conquista! ¡Pero también que pidamos perdón los criollos mexicanos, los blancos y principalmente los racistas a los pueblos originarios cumpliendo con los acuerdos de San Andrés y dando plena autonomía a los nobles y cultos herederos de las altas culturas milenarias mesoamericanas!

————————-

*Enrique Dussel Ambrosini  (1934,  Argentina) es un académico, filósofo, historiador y teólogo de origen argentino, naturalizado mexicano.​ Fue rector interino de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México. Es reconocido internacionalmente por su trabajo en el campo de la Ética, la Filosofía Política, la Filosofía latinoamericana y en particular por ser uno de los fundadores de la Filosofía de la liberación, habiendo sido también uno de los iniciadores de la Teología de la liberación.En  La Jornada, 28.03.19

————————–

Relacionado (con  la otra cara de la medalla) :

Vargas Llosa responde a la carta de López Obrador desde el lado de los conquistadores

Por Europa Press, España

El escritor peruano Mario Vargas Llosa sostuvo ayer, en la inauguración del octavo Congreso Internacional de la Lengua Española, en Córdoba, Argentina, que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, se tendría que ‘‘haber mandado a él mismo’’ la carta que envió al rey de España y al Papa en la que solicita que se pida perdón por los abusos de los españoles en la conquista de México.

‘‘A propósito de controversias, me gustaría citar una carta que el flamante presidente de México ha enviado al rey de España y entiendo que también al Papa, sugiriéndoles que pidan perdón por las violencias que se cometieron en aquellos años rudos. Tengo la impresión de que el mandatario mexicano se equivocó de destinatarios, ya que esa carta debió mandársela a él mismo y responderse –o respondernos– a la pregunta de por qué México, que desde hace 200 años es independiente y soberano, tiene todavía tantos millones de indios marginados, pobres, ignorantes y explotados’’.

Vargas Llosa ha lamentado que López Obrador ‘‘no parezca informado de que las grandes matanzas de indios no fueron sólo durante los años coloniales’’, sino que en algunos países –el Premio Nobel de Literatura citó a Argentina, Chile y Perú– se perpetraron ‘‘durante la república matanzas de indios terribles y se han seguido cometiendo, por ejemplo en la Amazonia.

‘‘Ese problema tenemos que resolverlo y no está allá en el pasado, no es un problema de los españoles de hoy, aquellos que se quedaron en España, sino que afecta fundamentalmente a los españoles que vinieron y se quedaron aquí. Es decir, a los abuelos, bisabuelos y tatarabuelos de López Obrador y los míos y de millones de latinoamericanos que nos sentimos orgullosos de tener ancestros españoles y ser profundamente latinoamericanos.’’

Para Vargas Llosa se trata de ‘‘una pregunta que se pueden hacer prácticamente todos’’ los presidentes latinoamericanos, porque ‘‘ninguno ha resuelto esa injusticia proverbial’’ que es la situación de los indios en América. ‘‘Y principalmente donde la población aborigen es tan grande como en Bolivia, Perú o Paraguay, así como las naciones amazónicas, tampoco han resuelto el problema de esas comunidades, algunas de las cuales siguen viviendo en la Edad de Piedra.

‘‘Ese problema no está en el pasado, sino aquí vivo hoy y nos golpea la conciencia a los latinos que no hemos sido capaces de resolverlo.’’

Y volvió a la petición de Andrés Manuel López Obrador. ‘‘Ojalá cuando termine su mandato los indios mexicanos tengan mejores condiciones de vida y hayan obtenido gracias a esta mejores condiciones, más oportunidades y mayor educación, de tal manera que se haya levantado esa voz que los ha tenido discriminados y explotados a lo largo de tantos siglos’’.

América, bañada en sangre antes de los europeos 

Vargas Llosa ha puesto en valor el uso de la lengua común como herramienta para evitar enfrentamientos. ‘‘Ni los historiadores ni los lingüistas ni los sociólogos se han puesto de acuerdo sobre cuántas lenguas existían en América con la llegada de los españoles y portugueses, pero lo que se sabía es que los americanos no se entendían y por eso mismo se entremataban. América era una Torre de Babel cuando llegaron los europeos y estaba literalmente bañada en sangre.

‘‘Las controversias que ha generado la Conquista desaparecen cuando se trata de la lengua: nadie discute la importancia de lo que significó para América el unir en una sola voluntad de expresión la extraordinaria diversidad que caracterizaba a este continente’’. Cree que se puede decir hoy –aún ‘‘con muy mala conciencia’’– que gracias a la lengua española los latinoamericanos se ‘‘hermanan en una gran confraternidad’’.

Con la llegada a América de unos valores que ‘‘son lo mejor de la cultura occidental’’, de la cual es parte el español, también arribó ‘‘una conciencia moral que juzga los actos’’ de los latinoamericanos y es ‘‘capaz de condenar por no haber resuelto un problema que efectivamente comenzó hace cinco siglos.

‘‘Esa conciencia moral nos la trajo la lengua española y lo que hizo de nosotros: ciudadanos de una cultura con instituciones más avanzadas y progresistas, poniéndose a prueba constantemente con los hechos históricos y capaz de criticarse a sí misma y ser muy severa en aquello que esa cultura faltó, pecó o se extravió’’, explicó y reiteró que el español ‘‘establece denominadores comunes y una fraternidad indiscutible’’.  28 Marzo 2019

 

admin