Economía y Finanzas, Era digital, Información y comunicación, Neoliberalismo

Una nueva clase social: los trabajadores voluntarios de las redes sociales

Jul 29 2020

Por Glauco Benigni *

La estructura jerárquica y explotadora de la era feudal parece haber reaparecido hoy en Internet en la era digital. A pesar de cualquier Constitución y Estatuto de los Trabajadores, ni la Política ni las Organizaciones Sindicales intervienen. Se acepta que globalización rima con glebalización.

La escena se puede describir así.

Desde su ubicación fija o móvil, un día la Sra. X o el Sr. Y abren una cuenta en Youtube,  Facebook u otra comunidad digital y comienzan a «cargar contenido» de forma gratuita. (Hay más de 2 mil millones de cuentas en todo el mundo, de las cuales más del 30% son  «verdaderamente activas») . El servidor remoto y frío de la red social da la bienvenida a los nuevos contenidos en el silencio infinito de sus terabytes y los almacena en sus recuerdos, así como el señor feudal acumuló en sus almacenes los productos del trabajo anónimo de los siervos, que llegaron a él a través de la mediación  de vasallos. De la misma manera, en el pasado, el Dominus consideraba a los habitantes de su territorio como «sujetos poseídos», hoy el nuevo «Dominus» considera que el nuevo trabajador digital es su propio «prosumidor», es decir, «productor-usuario».

 Como tal, lo captura en sus «términos y condiciones de uso» y lo lleva a firmar una serie de «Acepto / Acepto» en curso, bajo pena de exclusión; se apropia de su Copyright en nombre de un «uso justo» ambiguo, que excluye el uso comercial entre los miembros de la Comunidad, pero que en cambio autoriza a Dominus a insertar espacios publicitarios; comienza a monitorear las actividades del prosumidor y (especialmente) a recopilar sus datos. El socio-registro y aquellos relacionados con elecciones, gustos, relaciones privilegiadas, los suministra a los centros de investigación de la Asociación Internacional de Publicidad (cartel publicitario multinacional que opera desde 1938); los relacionados con el consenso político o la disidencia los pasa a los Servicios Secretos de EE. UU., en conformidad con la Ley Patriótica establecida por Bush Jr. , mientras que, en cambio, guarda para sí la información (de cantidad) proporcionada por el counter ( mostrador).

El counter (ese desconocido) es una de las herramientas más poderosas disponibles para el Dominus de la era moderna. Gracias a él,  el Dominus lleva a cabo un «censo» continuo en su territorio: remotamente «cuenta», a muy alta velocidad, cada persona presente en los diferentes roles: número de cuentas, lectores o espectadores, suscritos a canales o a diferentes páginas, me gusta, número de comentarios y compartir, tiempo de estadía y atención de los espectadores, frecuencia de publicaciones, etc. La herramienta, inaccesible desde el exterior, le permite mejorar el éxito de su prosumidor o minimizarlo gracias a la práctica sutil de «prohibición de sombras», gracias a lo cual los contactos activos de los prosumidores están limitados sin que se den cuenta. Obviamente, el contador se acredita como la «fuente autorizada más alta», nadie pensaría en impugnarlo y, por lo tanto, le permite medir también las ganancias debidas a los prosumidores y dirigir administrativamente la temporada feudatoria digital.

En realidad, el prosumidor no tiene lo que él considera su «jardín digital»; solo se le permite trabajar de forma gratuita, posiblemente pedir «donaciones» de sus semejantes y organizar promociones comerciales, siempre que su contenido no moleste a los anunciantes o al propio Dominus, quien si esto ocurre, suspende o cierra la cuenta unilateralmente y a veces, sin aviso.

Quizás nunca lo haya pensado, pero… cada vez que accedemos a Internet, desde un PC, tableta o smart phone (teléfono inteligente), también TRABAJAMOS para algún tema más o menos oculto: fabricantes de dispositivos digitales, productores de software y aplicaciones, compañías telefónicas, empresas de publicidad e instituciones promovidas por ellos, Servicios Secretos, Oficinas de Prensa e Investigación Política, etc.

 De forma muy hábil, usando herramientas efectivas e invisibles, ya no con acciones «restrictivas» sino más bien gracias a la seducción, algunos seres humanos han dominado la creatividad, el talento de un par de miles de millones de personas en el Planeta Tierra,  reduciéndolo a una mercancía. Ellos, quizás extraterrestres de sangre azul, «sociópatas», o simplemente capitalistas liberales sin ninguna empatía hacia los explotados, se agrupan en Consejos de Administración (Bords) de sociedades con acrónimos atractivos y bien promovidos; y después de atraer a sus «usuarios» con falsas promesas de libertad, se van apropiando de nuestra capacidad para producir contenido y nuestros «cuerpos digitales» compuestos por  un Big Data que nos registra los detalles más íntimos.

 De manera que  hoy nos «mantienen en el triturador»: nos usan, nos apiñan desde una edad muy temprana frente a las pantallas de PC y teléfonos inteligentes, nos organizan en comunidades de todo tipo y naturaleza, nos venden y nos compran como «audiencia» en un mercado deliberadamente desprovisto de reglas, nos lanzan el uno contra el otro o contra sus antagonistas durante sus guerras privadas, atribuyen la responsabilidad de las “fake news” (noticias falsas) cuando ciertas verdades se vuelven demasiado incómodas para la realización de sus proyectos de control hegemónico y masivo.

Un ejemplo: debido a la pandemia, está de moda censurar toda la información y opiniones que son contrarias a las pautas proporcionadas por la «farmacocracia».

 Este aspecto apocalíptico, destinado a ser exaltado trágicamente con el advenimiento de 5G, es un segmento relevante de la gran escena en la que nos movemos, que se define de varias maneras: Revolución Digital, IV Revolución, Transhumanismo, Era Cibernética,  Democracia de Control, Democracia,  etc.

Todo esto sucedió, en gran parte, gracias a la explotación intensiva de una práctica, definida en el origen (primero con el nacimiento de los motores de búsqueda y luego de las Redes Sociales) Contenido Generado por el Usuario o WEB 2.0 (User Generated Content o WEB 2.0) , que es interactivo y participativo.

Nota:

Contenido = Las grandes «familias» de Contenido son => texto alfanumérico, audio-voz-música, marcos de fotos, audiovisuales o imágenes en movimiento, gráficos – dibujos animados 2D y 3D.

UGC = Contenido generado por el usuario, es un tipo particular de Contenido que es producido por los Usuarios activos de un medio presente en la Red, en lugar de por la propiedad (redacción) del medio mismo, y se hace accesible a otros usuarios gracias a las prácticas de difusión, principalmente gratis, que utiliza Advertised Supported como recurso dominante.

Los UGM (medios generados por el usuario) se definen como: blogs, redes sociales, comunidades y, por lo tanto, los mercados de venta e intercambio en los que los propios usuarios proporcionan los bienes y servicios, y a menudo sus descripciones (por ejemplo: E-Bay, Porta Portese, AirB & B, etc.)

 ¡Por favor tenga cuidado! Para hacer visible el UGC  se deben armonizar algunas actividades, es decir, se requiere trabajo voluntario a cambio de Visibilidad, Promoción y Libertad de expresión.

Esta es mi opinión sobre el trabajo voluntario que se compone de una serie de acciones que llevan a cabo el tiempo y el dinero proporcionados por los prosumidores:

1) Elección, compra / alquiler y capacidad para usar y mantener herramientas de producción (dispositivos digitales) y acceso a la red (módems y / o antenas).

2) Manifestación de la creatividad, ya sea jurásica o talentosa, y gestión organizada del capital humano (individuos o grupos);

3) Adquisición de información y prácticas que requieren producción.

El respeto generalizado, pero miope, sobre el concepto dinámico de intercambio justo entre Dominus y prosumer, en la que «libertad de palabra, expresión y manifestación» se menciona a menudo como un «beneficio mutuo». Sin embargo, este reclamo es justificable solo en aquellos casos (indicativamente uno en mil) en los que el prosumidor obtiene éxito y remuneración en progreso.

En los casos en que se produce el éxito / consentimiento y la remuneración de las actividades básicas (trabajo), también es necesario agregar:

a) medición obsesiva del número de contactos obtenidos, de los efectos y de la aprobación o estudio de los datos proporcionados (análisis) por parte de los administradores de la plataforma

b) logro de la sostenibilidad económica y logro de cualquier beneficio

c) el logro de la sostenibilidad económica y la consecución de los beneficios

d) cumplimiento de las normas dominantes en el territorio y con las normas «dictatoriales» de Dominus.

Los dos acrónimos: UGC (Contenido generado por el usuario) y UGM (Medios generados por el usuario) son la definición en inglés de conceptos que la industria de la radio y los periódicos ya conocen desde hace varias décadas. Contrariamente a lo que pudiera pensarse, de hecho no fueron inventados para la web o en la web, sino por la prensa de masa.

Basta considerar las Cartas al Director, que sin duda son «Contenido generado por el usuario», para registrar el concepto hasta los años 30 del siglo pasado. Pero, sobre todo, es suficiente reflexionar por un momento sobre publicaciones como Porta Portese en Roma o Exchange y Mars en Londres o similares, para comprender que muchos medios comerciales, incluso importantes y masivos, han construido su éxito gracias al contenido gratuito y voluntario enviado al personal editorial de sus lectores-usuarios y gracias al hecho de que de esta manera se creó una «comunidad» más o menos consciente, cuyos miembros mostraron estilos de vida, valores, expectativas e intereses similares.

En la escena del contenido de audio, gracias al teléfono fijo, el fenómeno UGC en Italia tuvo cierta resonancia en los años 70 con el programa de radio RAI «Chiamate Roma 3131» (Llame a Roma 3131). Luego, gracias a las radios FM comerciales o politizadas, la hipótesis de interactividad entre el Administrador de Medio y el Usuario de Contenido comenzó a evaluarse seriamente y, por lo tanto, empezó el debate sobre el nacimiento de los primeros Prosumidores.

Los primeros experimentos «telemáticos» (en la red telefónica) se registran, gracias a Videotel (1985), especialmente en Francia (Minitel); mientras que a principios de los años 90 algunas transmisiones de televisión agradecían los comentarios de los usuarios enviados por fax a sus oficinas editoriales y el movimiento estudiantil «la Pantera» se convirtió en la primera comunidad de fax en Italia. Con la llegada del teléfono móvil, el UGC en movimiento finalmente hizo su debut, que consistía solo en voz al principio y a fines de los años 90 también en SMS.

En el caso de todos los operadores en la web que también tienen entre sus objetivos construir comunidades, obviamente el grado de complejidad y confianza de la relación prosumidor-editor-usuario es mucho mayor, pero en última instancia, la arquitectura básica sigue siendo  original: la explotación de la capacidad de producir contenido desde una ubicación remota y su uso en ausencia de satisfacción contractual mutua.

En pocas palabras: un editor hace que una parte de su Medio esté disponible para sus usuarios,  ya sea periódico, radio, televisión o plataforma web – los usuarios – publicistas – clientes – oyentes – público – consumidores – bloggers – vlogueros; y ellos, a quien solicita de alguna manera, envía el contenido: por correo postal, fax, teléfono, internet, SMS o correo electrónico. El editor los compagina, eventualmente edita, registra. Sin embargo los aloja en su medio que a través de procedimientos industriales y comerciales, los hace accesibles, visibles o circulantes y espera con calma que sus propios prosumidores lo compren, lo lean, lo escuchen, lo miren y lo compartan,  protegiendo así su riesgo y ganancias como editor y el logro de sus objetivos de máxima distribución y difusión de su Medio.

Gracias a la Internet y a las tecnologías «basadas en Internet», el proceso arcaico, a veces lento, de acumulación y explotación de UGC, se ha acelerado hasta lo inverosímil. Hasta el punto de hacer que el contenido producido por los usuarios esté disponible para su empleo en un momento que tiende cada vez más a cero (ver transmisión en vivo en la web).  La gran «innovación» es, entre otros, el hecho de que el contenido producido y «cargado» en la red por un prosumidor, en casi todos los casos, permanece y parece intacto, no reeditado o cortado, excepto por prohibiciones de inserción y eliminaciones motivadas, cuando entra en conflicto con la ética de los Patrones de los Motores de Búsqueda, varios sitios y/o Fundadores de las Propias Comunidades (por ejemplo: exclusión de materiales que inciten a la revuelta, pedo-pornográficos, violentos, blasfemos y obscenos) o por las regulaciones actuales en diferentes lugares.

Esta premisa larga pero inevitable, es útil para llegar a algunas conclusiones:

– cientos de millones de seres humanos en todo el mundo producen en red, gracias a su trabajo voluntario, información y contenido cultural, inventos y servicios.

– Los patrones de la UGM: las redes sociales toman posesión de estos bienes y servicios, los empaquetan (editan) en forma de bienes digitales utilizables y transmiten su circulación e intercambio, obteniendo grandes ganancias gracias a los anuncios. Esta práctica también actúa como una «palanca estratégica» en la organización de los estilos de vida y el consumo.

– Los patrones de las Redes Sociales no aceptan ser llamados «Editores» porque esto implicaría  responsabilidad del Contenido publicado con todas las implicaciones legales y administrativas. Sobre todo, no aceptan ser considerados «empleadores de trabajadores dependientes»  por sus prosumidores porque esto implicaría el pago de «contribuciones» a las diversas autoridades fiscales. Si lo solicitan los distintos gobiernos, aceptan en cambio comportarse como «perros guardianes» y censores disfrazados de defensores de las normas comunitarias.

– muy a menudo, especialmente en aquellos lugares donde las bolsas de valores operan de la mejor manera, estos Patrones colocan sus compañías en el mercado de valores, lo que no existiría si los Usuarios no hubieran realizado un trabajo voluntario, e instan a los mismos Usuarios a comprar las acciones con enormes ventajas que aumentan su capitalización financiera. Google-Youtube, Facebook, EBay, Amazon han sido los principales portadores de esta práctica.

– Lo que se ha llamado UGC es el producto de lo que en su lugar debería conocerse como UGVW- User Generated Voluntary Work (trabajo voluntario generado por los usuarios).

– Esta gran masa de usuarios constituye un polo / área de la tríada que debe «dialogar» con gobiernos y empresas, para llegar a la formulación de la gobernanza global de la Internet. En este caso, de acuerdo con la visión ahora dominante del Multi Stakeholder System  (Sistema de múltiples partes interesadas), asume la definición de Sociedad Civil, una de las 3 principales stakeholder (partes interesadas). Sin embargo, sucede que la Sociedad Civil ni siquiera sabe que es una parte interesada, por lo tanto, no tiene una representación que pueda expresar una defensa de negociación de su trabajo voluntario y, aún más terrible, ha sido confundida y representada por una serie de ONG, organizaciones no gubernamentales, que a menudo se han financiado encubiertamente para usurpar ese papel.

– Aquí la escena se vuelve enredada e interminable. Sin embargo, debe agregarse que los llamados Usuarios Prosumidores, tan elogiados por las Redes Sociales, también son Electores, Consumidores, Productores de Contenido y Servicios de Red, Usuarios de Publicidad que están incluidos en su propio Contenido … todos juntos constituyen el  90% de la sociedad civil digital, pero como se mencionó, no tienen representaciones y por lo tanto, no pueden negociar su trabajo en la red, que sigue siendo absurdamente voluntario y casi siempre carece de una remuneración adecuada, o inclusive ninguna.

Es una situación (¿distópica?) Que nadie podría haber imaginado hace 30 años, un feudalismo digital que configura una explotación intensiva y continua de una gran parte de los trabajadores electrónicos y se perpetúa en el silencio de los políticos y economistas, incluso la mayoría astuto y de diversas maneras antagonistas del liberalismo capitalista.

¿Cómo llegamos a este punto?

—————————–

*Periodista y escritor profesional italiano, Licenciado en Sociología de la Comunicación de Masas. Durante 20 años ha sido corresponsal y editor de medios en el periódico La Repubblica, luego 15 años en la Radio Televisión Italiana (Rai), donde fue responsable por las relaciones con la prensa extranjera y por la promoción y el desarrollo tecnológico de Rai International. Artículo enviado a Other News por el autor. 

———————

Lea también:

¿Cuántos timos tienes en tu email?

Desde que surgió, hace ya más de dos décadas, el correo electrónico comenzó también a traernos los primeros bulos de Internet, dirigidos por entonces casi siempre a anónimos receptores con la intención de obtener datos de ellos y hacer caja. Las cartas nigerianas, las rusas buenorras que prometen amor eterno, las suplantaciones a grandes entidades con la excusa de regalarte algo…:

https://blogs.publico.es/bulocracia/2020/07/28/cuantos-timos-tienes-en-tu-email/

———————

¿Influye ser conservador o progresista a la hora de distinguir noticias falsas?

La reciente prevalencia de fake news políticamente cargadas y su proliferación en las redes sociales ha atraído una gran atención y ha generado preocupación por sus efectos en la sociedad. Las noticias falsas, cuando son difundidas por personas prominentes, tienen graves efectos en muchos sectores. Las noticias falsas tienen efectos no solo en los resultados electorales, sino en casi todos los sectores de la sociedad.

https://blogs.publico.es/otrasmiradas/35429/influye-ser-conservador-o-progresista-a-la-hora-de-distinguir-noticias-falsas/

admin