Democracia, Derechos Humanos, Fuerzas Armadas, Historia, Militarismo, Neoliberalismo, Política, Populismo, Sociedad civil

América Latina: El topo vuelve

Abr 30 2021

Por Emir Sader*

Yo había tomado la imagen histórica del viejo topo para reflejar el movimiento de revoluciones en la historia en mi libro “El nuevo topo: los caminos de la izquierda latino-americana». El bicho no deja de moverse, bajo tierra, aunque durante un tiempo estos movimientos no aparezcan en la superficie.

Son contradicciones sociales que nunca desaparecen, aunque a veces parecen haber desaparecido. Hasta que irrumpen en la superficie, con fuerza, mostrando cómo nunca dejaron de moverse. Había hablado del nuevo topo latinoamericano porque Latinoamérica es la región del mundo donde este fenómeno es más vigoroso.

Con la Revolución Cubana, los movimientos guerrilleros estallaron o se fortalecieron en varios países de America Latina –Venezuela, Perú, Guatemala, Colombia–, hasta que sufrieron la dura derrota de la muerte del Che. Pero, a diferencia de otros continentes, donde las derrotas implican retrocesos por largos períodos, en América Latina el nuevo topo encuentra rápidamente otras formas de aparecer.

En Chile, tres años después de la muerte del Che, se eligió un gobierno, por primera vez en Occidente, que se propuso construir el socialismo a través de una victoria electoral. La modalidad innovadora tuvo un gran impacto en todo el mundo, aunque la experiencia fue efímera, cortada por otra gran derrota, con el golpe de 1973.

Pero el viejo topo se trasladó rápidamente a Centroamérica, cambiando de forma, con el triunfo de la Revolución Sandinista y el estallido de fuertes movimientos guerrilleros en El Salvador y Guatemala. El sandinismo también tuvo grandes ecos en todo el mundo, hasta que el cambio radical en la situación internacional, con el fin de la URSS y el mundo bipolar, puso límites a los procesos centroamericanos. El sandinismo fue derrotado en 1990, la guerrilla salvadoreña –con éxito– y los guatemaltecos intentaron reciclarse para la lucha política institucional.

Esta derrota sólo se superó con el surgimiento, a partir de 1998, de victorias electorales de líderes antineoliberales en América del Sur, con la impresionante sucesión de triunfos en 2002 en Brasil, 2003 en Argentina, 2004 en Uruguay, 2006 en Bolivia y 2007 en Ecuador. Gobiernos antineoliberales muy exitosos fueron la nueva forma de aparición del nuevo topo latinoamericano, consagrando los nuevos liderazgos de la izquierda en el mundo en el siglo XXI: Hugo Chávez, Lula, Néstor y Cristina Kirchner, Pepe Mujica, Evo Morales, Rafael Correa. 

En mi libro más reciente –“Lula y la izquierda del siglo XXI”, publicado por la editorial LPP — seguimos la consolidación de estos gobiernos, las derrotas en varios países: Argentina, a través de elecciones, como también ocurriría más tarde en Uruguay, Brasil y Bolivia, a través de golpes de Estado, Ecuador, a través de reconversiones ideológicas del candidato elegido por la izquierda. También se sigue cómo este ciclo de restauración neoliberal fue corto, con las nuevas victorias en Argentina, con Alberto Fernández, en México, con López Obrador, en Bolivia, con Luis Arce.

La perspectiva de la victoria de Lula en Brasil recompondría, en mejores condiciones aún, el bloque de gobiernos antineoliberales de la primera década del siglo XXI, porque se integrarían los tres principales países del continente –Argentina, México, Brasil– que , nunca antes en la historia del continente, se habían aliado en un proyecto progresista. El liderazgo de Lula, Alberto Fernández y López Obrador será el nuevo eje de los procesos de coordinación latinoamericanos y la construcción de gobiernos antineoliberales en el continente.

Se proyecta la tercera década del siglo XXI y un nuevo ciclo del nuevo topo latinoamericano, que puede moldear el futuro del continente a lo largo de la primera década del nuevo siglo.

—————–

* Sociólogo y científico político brasileño. Coordinador del Laboratorio de Políticas Públicas de la Universidad Estadual de Rio de Janeiro (UERJ). Artículo publicado el 30.4.21 por el diario argentino Página/12

admin