Ciencia y tecnología, Derechos Humanos, Igualdad y justicia social, Neoliberalismo, Salud, Sociedad civil

Carta abierta al Presidente del Parlamento Europeo

Abr 7 2021

Por Ágora de los habitantes de la Tierra                                                                                                                                           

Presidente del Parlamento Europeo David Maria SASSOLI

President@ep.europa.eu       david.sassoli@ep.europa.eu

Y a los/ las Presidentes de los Grupos Parlamentarios

ManfredWEBER

Présidente,PPE
Manfred.weber@ep.europa.eu

IratxeGARCÍAPÉREZ
Présidente,AP-S&D
Iratxe.garcia-perez@ep.europa.eu

DacianCIOLOŞ
Présidente,RenewEurope
Dacian.ciolos@ep.europa.eu

MarcoZANNI
Présidente,IdentitadyDemocracia
Marco.zanni@ep.europa.eu

SkKELLER
Co-Présidente,Verts/Alliancelibreeuropéenne
Ska.keller@ep.europa.eu
PhilippeLAMBERTS
Co-Présidente,$Verts/Alliancelibreeuropéenne
Philippe.lamberts@ep.europa.eu

RaffaeleFITTO
Co-présidente,CRE
Raffaele.fitto@ep.europa.eu
RyszardAntoniLEGUTKO
Co-président, CRE

Ryszardantoni.legutko@ep.europa.eu

Martin SCHIRDEWAN
Co-président, GUE
Martin.schirdewan@ep.europa.eu
Manon AUBRY
Co-présidente, GUE  Manon.aubry@ep.europa.eu

Una Unión Sanitaria Europea por el Derecho Universal, el Bien Público Común, la Justicia y la Fraternidad.

Señor Presidente del Parlamento Europeo,

Señoras y Señores, Presidentes de los Grupos Parlamentarios 

El Parlamento Europeo ha aprobado la creación de una Unión Europea de la Salud (EU4Health) propuesta por la Comisión Europea en el marco del programa septenal 2021-2027 y que entró en vigor el 26 de marzo.

https://ec.europa.eu/info/strategy/priorities-2019-2024/promoting-our-european-way-life/european-health-union_fr

9.400 millones de euros, no es una gran suma como porcentaje del presupuesto de la UE (1,1 billones para los siete años), pero muestra un importante compromiso político de la UE para los próximos años. La EU4Health  es una idea importante en la perspectiva de:  a) la realización del derecho universal a la salud, con justicia, b) la salvaguarda de la salud como bien público mundial y c) la solidaridad y fraternidad mundial efectiva entre todos los habitantes de la Tierra.  En el contexto actual de rivalidad económica, de monopolización de las vacunas por los más ricos, de injusticia y de guerra, no hay salud en el mundo.

Señor Presidente, creemos que el Parlamento Europeo tiene un papel decisivo, importante y digno en la puesta en marcha de la Unión Europea de la Salud. Pues el recién nacido está marcado por ciertos defectos «genéticos» sobre los que queremos llamar su atención y la de sus colegas, y pedirles que intervengan ya. Son los siguientes:

  • Una profunda inversión de valores
  • El enfoque de acceso asequible y equitativo a la salud no es la respuesta correcta
  • La estrategia farmacéutica centrada en las patentes es una derrota de la «res publica», del bien común, de la justicia
  • La soberanía del pueblo en rápido declive
  • La deriva intergubernamental e internacional del proceso de construcción europea.
  • Una profunda inversión de valores.

El texto fundacional de la Unión Europea de la Salud parte del principio de que «la salud es una condición necesaria y esencial para el crecimiento económico«. No se menciona el principio fundador de toda política sanitaria, es decir, el derecho universal a la salud.  La salud tiene un valor en sí misma. Para ser legítima, no necesita ser un instrumento al servicio de otros fines dados como superiores, porque es la vida, simboliza la vida. Añadir el color «verde», como demuestra la realidad, no es suficiente.

Hace más de 30 años, esta profunda inversión de valores ya se hizo en relación con el desarrollo sostenible. Puede que lo recuerde. El concepto de DS se elaboró y propuso como una alternativa, como una oposición, o incluso como una revuelta contra el desarrollo destructivo de la naturaleza y la devastación de las relaciones humanas y los derechos humanos en todo el mundo (más allá de algunos avances territoriales sectoriales y locales). Sin embargo, la oposición del mundo empresarial y financiero de la época al DS, así como la de ciertos estados poderosos, hizo que el famoso Informe Brundtland («Nuestro futuro común», 1987) de la Comisión Internacional de Desarrollo Sostenible de la ONU nunca fuera aprobado formalmente por la ONU. Además, la ONU sólo “aceptó” distribuirlo como documento analítico tras un compromiso impuesto, consistente en afirmar en la introducción del informe que «el desarrollo sostenible es una condición necesaria e importante para el crecimiento económico«! Sabemos en qué se ha convertido el desarrollo sostenible en este contexto. Catástrofes medioambientales y climáticas han seguido empeorando a la par que el «crecimiento económico mundial». Tanto es así que el mundo científico considera ahora que la pandemia de Covid-19 está, entre otras cosas, vinculada a la ruptura de las «fronteras» entre las especies vivas de la Tierra provocada por nuestro «desarrollo económico global». Es inconcebible, señor Presidente, permitir que la salud sea víctima de la misma inversión de valores

  • El enfoque del acceso asequible y equitativo a la salud no es la respuesta correcta.

Como el derecho a la salud ha sido olvidado, la Unión Europea de la Salud da prioridad al «acceso de todos a la asistencia sanitaria de forma equitativa y asequible». Este principio está en consonancia con el pensamiento que se viene afirmando desde los años 90 y que se encuentra en la base de la Agenda Global 2000-2015 de la ONU «Objetivos de Desarrollo del Milenio» y que se reutiliza para la Agenda 2015-2030 «Objetivos de Desarrollo Sostenible»). Sea cual sea el objetivo, ambas agendas rara vez hablan de derechos universales, sino que insisten sistemáticamente en un acceso equitativo y asequible. Este sigue siendo el caso de la «Respuesta Global al Coronavirus» lanzada en marzo de 2020 en el marco del G2O y apoyada por la OMS con el firme apoyo de la UE y otros países del mundo «rico». Las declaraciones del Presidente de la UE en el lanzamiento de la «Respuesta» no dejan lugar a la ambigüedad: «Debemos desarrollar una vacuna, producirla y distribuirla en todo el mundo. Y tenemos que hacerlo asequible». Cfr. “Respuesta mundial al coronavirus: la UE pide donaciones”

Un acceso equitativo y asequible a la salud no significa garantizar el derecho universal a la salud. El objetivo de un acceso equitativo no implica la nivelación de las diferencias de salud entre los individuos, ¡y no todas las desigualdades que se pueden encontrar se perciben necesariamente como injustas! Hay una diferencia entre equidad y justicia. Las desigualdades de renta y de poder adquisitivo no se cuestionan ante el derecho a la salud, lo único que los poderes públicos piden a las empresas, al mercado, es que el precio no sea excluyente, lo que ocurre habitualmente. Como sabemos, millones y millones de personas dejan de recibir atención sanitaria, la reciben mal o no la reciben nunca debido al precio de los medicamentos y los servicios médicos.

El acceso asequible significa que nadie puede tener acceso a los tratamientos y vacunas contra la pandemia a menos que pague un precio establecido, al parecer tras una negociación con las autoridades públicas, por las empresas titulares de la patente. Es indiferente que el precio sea pagado por el usuario/cliente o, por él, por otros sujetos (autoridades públicas, organizaciones sociales y benéficas).

Señor Presidente, el acceso a la sanidad para todos de forma justa y asequible es un engaño del sistema. Durante 30 años, este enfoque nunca ha permitido reducir las desigualdades y eliminar las injusticias en materia de derechos humanos y sociales (salud, agua, alimentación, vivienda, educación, etc.) ¿Puede el Parlamento Europeo avalar semejante engaño?

  • La estrategia farmacéutica centrada en las patentes es una derrota de la «res publica», del bien común, de la justicia.

El pilar central de la Unión Europea de la Salud se basa en la estrategia farmacéutica, es decir, la capacidad de la UE para producir, utilizar y comercializar todos los instrumentos relacionados con la salud (pruebas/diagnósticos, medicamentos, vacunas, etc.) con el objetivo de salvaguardar y promover la innovación tecnológica y la competitividad de la economía europea en los mercados mundiales. En esta perspectiva, un papel clave lo desempeñan las patentes (derechos privados de propiedad intelectual), que conceden a las empresas el derecho de propiedad y uso exclusivo durante 17 a 20 años de los conocimientos incorporados a los productos médicos. Así, gracias a las más de 60.000 patentes sobre la vida (y, en una cantidad similar, en el campo de la inteligencia artificial) todas las formas de vida han caído bajo el control de los «señores de la vida» privados. 

No es casualidad que la Unión Europea de la Salud se centre también en la prioridad que se da a la digitalización de la economía, en particular de las industrias y servicios sanitarios nacionales. La digitalización amplifica los procesos de mercantilización y privatización de la sanidad. 

En este contexto, la política sanitaria de la EU4Health está atrapada en un marco restrictivo que da prioridad al crecimiento y al poder tecnoeconómico para la conquista de los mercados mundiales y el rendimiento financiero. Este es el significado real de las múltiples formas de lucha por las patentes y el acceso a las vacunas etiquetadas como «nacionalismos de las vacunas». La salud se ha transformado en un campo de «guerras económicas» y rivalidades políticas incluso dentro de la UE. No hablemos de la exacerbación de los conflictos entre Estados Unidos y China, la UE y China y, mañana, probablemente entre Estados Unidos y la UE. Por el momento, EE.UU considera a cualquier país que no sea aliado/sumiso como un enemigo sistémico. Por su parte, la Presidenta de la Comisión Europea dijo hace unos días que China es un enemigo sistémico de Europa.

Si se piensa en ello, la estrategia farmacéutica centrada en las patentes es contradictoria y perdedora para Europa. Transfiere el verdadero poder de decisión en el ámbito de la salud a las empresas titulares de patentes a nivel mundial (unas diez en todo el mundo). Lejos de salvaguardar la autonomía/independencia de la UE, la «estrategia farmacéutica» ha arrojado a los Estados de la UE a los brazos de Big Pharma, que responde ante todo a las necesidades de sus mercados y a los intereses de sus inversores. Recordemos las declaraciones en este sentido realizadas por el director general de Sanofi el pasado mes de mayo, ante las que el presidente francés Macron sólo pudo mostrar irritación ¡sin efecto!

Las patentes sobre los Estados de la cárcel de la vida. Son el candado de cualquier visión y política pública de la salud y el medio más poderoso para impedir la difusión de la investigación y el conocimiento, así como la accesibilidad de las vacunas en justicia y solidaridad. El sistema Covax sigue siendo una herramienta financiera estructuralmente inadecuada. Además, mantiene la supuesta legitimidad de la dominación de los países ricos, que proporcionan ayuda y asistencia, sobre los países pobres, qué, además, tienen que demostrar que pueden recibir ayuda. Qué mistificación si tenemos en cuenta que los países ricos, además, rechazan de forma contundente y obstinada la petición de más de 100 países «pobres» de suspender temporalmente las normas sobre patentes. ¡Qué cínica hipocresía!

Las patentes son el problema, no la solución. Señor Presidente, las patentes deben ser abolidas sin demora, también en nombre de los valores fundamentales de justicia y fraternidad. El mantenimiento de las patentes será juzgado en un futuro no muy lejano como un crimen contra la humanidad, porque la salud es un bien público mundial.

  • La rápida disminución de la soberanía del pueblo

A la Unión Europea de la Salud no parece importarle mucho la pérdida de soberanía del pueblo en materia de política sanitaria.

De hecho, ¿dónde está la soberanía del pueblo, incluso del pueblo europeo, en el ámbito de la salud en términos de políticas tecnológicas, económicas, sociales y culturales?  Como saben, los ciudadanos europeos se han movilizado desde el pasado mes de noviembre en favor de la Iniciativa Ciudadana Europea-ICE «Right2Cure». Somos una de las organizaciones que participan activamente en la ICE y nos dedicamos a recoger el millón de firmas necesarias para que las propuestas sean tenidas en cuenta por la Comisión Europea. Sin embargo, a la luz de lo que es hoy la Unión Europea de la Salud, existe un gran riesgo de que, si la ICE tiene éxito, la Comisión responda que ya está comprometida con las medidas necesarias e indispensables en el marco de la EU4Health para garantizar a todos los europeos un acceso concreto a la asistencia sanitaria. Esto es lo que ocurrió con la ICE por el derecho al agua y el agua como bien común, haciendo «inútil» la voluntad claramente expresada por más de un millón de ciudadanos a favor del agua como derecho humano y bien público.

Pedimos, señor Presidente, que el Parlamento Europeo adopte las medidas de que dispone ahora para evitar que esta desafortunada experiencia se repita en el ámbito de la salud.  También está en juego la credibilidad de la democracia efectiva dentro de la Unión, que ya se ha visto gravemente afectada.

  • La deriva intergubernamental e internacional del proceso de construcción europea

En cumplimiento de los tratados de la Unión, que estipulan que, en el ámbito de la salud, la competencia primordial corresponde a los Estados, la Union europea de la Salud se limita a hablar de la política sanitaria de la UE en términos de promoción y mejora de la coordinación de las políticas nacionales con el fin de facilitar y aumentar su eficacia y resultados en interés de todos los Estados miembros.

 En concreto, EU4Health  excluye cualquier intento de avanzar hacia la aplicación de una política sanitaria común europea. Sin embargo, el agravamiento de la crisis sanitaria mundial empuja con fuerza hacia una mayor integración de políticas y recursos a nivel europeo y mundial para hacer frente a los retos y problemas que no conocen fronteras. Al permanecer confinado en el claramente inadecuado y conflictivo marco intergubernamental e internacional, el SEU alimentará las divisiones, la fragmentación y el conflicto en nombre del «yo primero». Será difícil evitar una situación de turbulencia permanente dictada por el egoísmo, la hipocresía y el cinismo.

Además, la UE  ya tiene grandes dificultades para mantener su compromiso original «Nadie se quedará atrás» a nivel europeo y, sobre todo, mundial. La tendencia al intergubernamentalismo de soberanías rivales, especialmente en ámbitos humanos y sociales tan importantes como la salud, en el marco de una economía de mercado capitalista globalizada, acabará por conducir a la desaparición «política» de la Europa-comunidad.   El número de los cientos de millones de seres humanos que ya se han quedado atrás en todo el mundo a causa de las medidas adoptadas por la UE no hará más que aumentar. ¿Se puede evitar? Sí, si es que queremos que lo sea.

Señor Presidente, Señoras y Señores Presidentes de los Grupos Parlamentarios, les agradecemos la atención que prestarán a nuestro planteamiento.

Confiando en el importante papel del Parlamento Europeo a favor del derecho a la salud para todos, le pedimos que acepte la expresión de nuestros mejores y más respetuosos sentimientos.                                                                                  

El Ágora de los Habitantes de la Tierra 7 April 2021

https://agora-humanite.org/

admin