Un fracaso mundial, de Roma a Glasgow

Un fracaso mundial, de Roma a Glasgow

Por Nicoletta Dentico – SBILANCIAMOCI

Anunciado por la prensa italiana como el éxito del multilateralismo, el G20 en Roma fue un verdadero fracaso y preparó una cumbre COP 26 igualmente infructuosa en Glasgow. El capitalismo fósil sigue su propio camino y los gobernantes no aprenden la lección de la pandemia.

Rara vez sucede ser testigo de una secuencia de acontecimientos globales tan apremiantes que obligan a los gobiernos a enfrentarse a ellos, a responder a la presión de la opinión pública movilizada en las calles, y no solo a las oscuras razones de la geopolítica. Comprometidos a la perfección entre la última cumbre del G20 y la histórica COP26 que se celebra en Glasgow, los líderes de la comunidad internacional, en cierto sentido, no tienen escapatoria.

En la cumbre de Roma, el acto final de la presidencia italiana del G20, los jefes de Estado y de Gobierno llegaron agotados por las anunciadas ausencias de Rusia y China y por las profundas divisiones internas, y hasta el último momento se engancharon en las negociaciones. Aterrizar con dificultades en el terreno común de una declaración final tras meses de compromisos vacíos y una retórica cada vez más alejada de la realidad. Por su parte, la diplomacia italiana estaba dispuesta a inventar cualquier estratagema para dar la impresión de haber dejado una huella de éxito diplomático en el frente de la lucha contra la pandemia y el cambio climático. Francamente, a pesar del juicio de la prensa local que calificó al G20 como una reversión de la tendencia en la historia del multilateralismo, no se ha producido el regreso simbólico al escenario de un saber hacer íntegralmente italiano capaz de convencer y conectar posiciones muy divergentes. . Encaramada en la propaganda de pomposas decisiones de época, la prensa italiana, muy diferente a la extranjera, ha operado una auténtica distorsión de la realidad, una tergiversación desprovista de sentido porque conduce al contrapunto de una opinión pública cada vez más cínica, desilusionada por encontrar respuestas en el autismo de la política.

Después de dos años de pandemia, las citas del G20 y la COP26 marcan solo una primera fase de semanas incandescentes y decisivas para la definición de escenarios futuros. El juego se juega en múltiples mesas, distintas pero en diálogo entre sí, porque si hay algo que COVID-19 le ha enseñado al mundo es la interconexión no solo entre personas y pueblos, sino también entre sus problemas.

La Organización Mundial del Comercio (OMC) nunca paró las negociaciones para buscar una difícil mediación sobre la propuesta de suspensión de los derechos de propiedad intelectual (TRIPS Waiver) que India y Sudáfrica presentaron hace un año para el libre acceso al conocimiento de la industria farmacéutica y ampliar la capacidad de producción de remedios contra el COVID-19, vacunas y más; en vista de la duodécima conferencia ministerial de finales de noviembre, la persistente reticencia europea a esta propuesta pone a prueba el multilateralismo comercial en Ginebra. Incluso en la Organización Mundial de la Salud (OMS) se ha producido una cierta fibrilación desde que se pusieron en marcha los motores de la diplomacia internacional sobre la propuesta de un tratado pandémico,  impulsado por la Unión Europea, con el objetivo de establecer normas vinculantes para dar respuesta a las pandemias de la Unión Europea del futuro. El tratado pandémico será objeto de una sesión especial de la Asamblea de la OMS a finales de noviembre, también en Ginebra. Estos son caminos diplomáticos concomitantes y de alta intensidad: analistas altamente acreditados creen que el ímpetu de la UE a favor del tratado pandémico en la OMS es una desviación de la moratoria temporal sobre la propiedad intelectual que Bruselas continúa obstinadamente bloqueando.

Finanzas, clima, salud: sobre estos temas, la asamblea del G20 fue llamada urgentemente a dar una señal contundente, también porque representa el 80% de las emisiones de CO2. La esperanza era que, en la interacción entre unos pocos gobiernos, se pudieran romper los nudos gordianos que han puesto a prueba el multilateralismo desde el inicio de la crisis pandémica, con visiones adheridas a la realidad y con un financiación vinculante. No preparados para afrontar la llegada del virus y, hoy incapaces de encontrar una convergencia efectiva al menos en cuanto a la emergencia sanitaria y climática, las dos caras del mismo fracaso del modelo económico. Aunque evocado varias veces en los discursos de la Nube, no se ha visto la valentía de un horizonte basado en reglas globales que pretenda perseguir el interés público y capaz de relanzar la función del Estado sobre las razones desenfrenadas de la economía neoliberal. No hay. El G20 involucró a reinas, príncipes e individuos para pensar en la urgencia de las soluciones.

En cambio, se ha visto mucha mistificación. Sobre el clima, Draghi reconoció abiertamente la desconfianza entre los países emergentes e industrializados sobre la base de la responsabilidad por el calentamiento global, y habló con fuerza sobre la necesidad de responder a los riesgos del futuro, involucrar el liderazgo colectivo, adaptar las tecnologías y los estilos de vida de “Un mundo nuevo por construir, si queremos que la gratitud, y no el resentimiento, marque la respuesta de las nuevas generaciones”. Pero la declaración final de la cumbre de Roma, que también consolida la aceptación de los resultados científicos del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático o Panel Intergubernamental del Cambio Climático ( IPCC por la sigla en ingles) para contener el calentamiento global en 1,5 grados centígrados, reproduce la incapacidad habitual de los líderes oficiales para traducir la naturaleza radical de las opciones climáticas en compromisos mensurables, que este tiempo impone, para la salud del planeta y de la población mundial. El texto del G20 no fija una fecha para la consecución del objetivo por parte de los emisores más impactantes de gases que alteran el clima. Por el contrario, permite a los gobiernos que poseen el 80% del PIB mundial y la mayor responsabilidad por la devastación del planeta lograr la meta en función de sus intenciones, intereses y posibilidades. Como si pequeños cambios incrementales fueran suficientes para evitar el colapso del complejo ecosistema planetario, visiblemente asediado por eventos que marcan puntos sin retorno como para hacer este mundo inhabitable para millones de personas ya hoy, como recordó la extraordinaria Primera Ministra de Barbados en su discurso en Glasgow al inicio de las sesiones.

Sin obligaciones vinculantes, y sin un curso temporal vinculante en el apogeo de la emergencia planetaria, el G20 entregó a la COP26 en Glasgow declaraciones vacías de credibilidad, una vez más orientadas a las razones de la economía globalizada más que a un nuevo pensamiento urgente sobre el modelo de desarrollo ecológico. Y de hecho, los gobiernos del G20 continúan, a rienda suelta, el trabajo de erosión de la biodiversidad, el aumento de la deforestación global, los tratados de libre comercio que favorecen el avance de la catástrofe.

El capitalismo fósil sigue su propio camino, señaló Mariana Mazzucato en The Guardian: Un asombroso 56% de los fondos para la recuperación pospandémica de los países del G20 se destina a empresas que extraen combustibles fósiles. Y la industria financiera por su parte (HSBC, Deutsche Bank, Credit Agricole, por nombrar los grandes nombres más famosos), mientras firma compromisos en abril para cero emisiones para 2050, bajo la apariencia de la Glasgow Financial Alliance for Net Zero, continúa hoy invertiendo en los oleoductos que destripan las tierras de los pueblos indígenas, en un complejo sistema que aglutina a multinacionales de energía fósil, entidades gestoras de inversiones privadas, fondos de pensiones e instituciones financieras internacionales. Los miles de millones de árboles que se plantarán,  prometidos en la declaración del G20 de Roma serán la hoja de parra con la que negociar el futuro de las nuevas generaciones.

La confianza intergeneracional no es un bien que se pueda comprar a bajo precio, dada la ola de movilización popular. Es una tragedia que los líderes del G20 no comprendan el mensaje radical que llega desde las calles – en Roma antes y en estos días en Escocia: caminos que están siendo poblados por el sentido de rebelión de aquellos que no tienen nada más que perder. Por lo que se requiere efectivamente un nuevo paradigma. La rápida superación del capitalismo financiero que genera una patogénesis tan visible: «la crisis climática es una crisis de salud global», dijo el Dr. Tedros, director general de la OMS, en la conferencia de la OMS sobre clima y salud, en los últimos días en Glasgow.

Pero incluso en el frente de la salud no ha habido avances. La crisis de salud persiste: el SARS-CoV-2 socava a Rusia y los países de Europa, no solo a Europa del Este, y el apartheid de las vacunas también persiste. Al contrario, empeora. El director científico de la OMS, Soumya Swaminathan, explicó cómo la cantidad de terceras dosis administradas (alrededor de un millón por día) es tres veces mayor que las primeras dosis de vacuna inyectadas en países de bajos ingresos (alrededor de 330.000 dosis por día). Respecto a esta injusticia global, la declaración del G20 mantiene el defecto de fábrica de relanzar compromisos ya asumidos y nunca materializados.

La cumbre de Roma reiteró el objetivo fijado por los ministros de salud del G20 en septiembre de vacunar al 40% de la población mundial para fines de 2021 y al 70% de inmunización a mediados de 2022. Tal como están las cosas, con solo el 9% de las donaciones prometidas que el El G7 desembolsó, asumiendo y no concedido que las donaciones son la solución, y con solo 435 millones de dosis de vacunas distribuidas por COVAX a 144 países (al 2 de noviembre), la declaración tiene todas las implicaciones de fracasar. Sin embargo, en el punto 5 de la declaración final, el G20 insiste en relanzar iniciativas internacionales como COVAX, u otras iniciativas específicas nacidas en 2021 a raíz de la pandemia, todas inspiradas en un enfoque puramente farmacológico de las soluciones contra la pandemia, incluso cuando el texto trata sobre una salud que abarca a las personas, los animales y el medio ambiente. Pero en la exuberante cantidad de las soluciones propuestas, el G20 renuncia a nombrar la única medida política internacional en discusión en la OMC que, de implementarse con prontitud, hubiera permitido la producción de 8 mil millones de vacunas con una división regional de la capacidad de producción, al final  del 2021. Así lo afirmó un estudio publicado por Public Citizen e Imperial College of London el verano pasado. A propuesta de India y Sudáfrica, miembros del G20, la presidencia italiana ha optado por un silencio de muerte, como un síndrome de renuncia.

Finalmente, no podemos quedarnos callados sobre el compromiso alcanzado por el G20 con respecto a las nuevas reglas tributarias para las multinacionales, el llamado impuesto corporativo global que debe atacar la carrera patológica el fondo del sistema económico global en costos de producción, costos laborales, ambientales y costos fiscales para maximizar los beneficios. Esta carrera a fondo es una fuerza impresionante en el sistema de globalización. En particular, en el frente fiscal, genera una competencia destructiva entre las administraciones de los estados individuales, que ofrecen oportunidades de tratamientos fiscales favorables para atraer la ubicación de empresas dentro de sus propias fronteras, fomentando comportamientos elusivos. Según el acuerdo, las multinacionales con una facturación anual de más de $ 750 millones residentes en los países del G20 estarán obligadas a pagar una tasa efectiva del 15%, a partir de 2023, sobre una base imponible que ya se beneficiará de grandes deducciones. El tipo del 15% acordado por el G20 es ligeramente superior a los tipos medios del 12% de los regímenes preferenciales en los paraísos fiscales, lo que no modifica mucho el marco de referencia. En todo caso, el resultado paradójico es el de transformar el mundo entero en un gran paraíso fiscal a partir de 2023, según datos promedios actuales que muestran que la tasa impositiva a las multinacionales ronda el 27,46% en África, el 27,18% en América Latina, el 20,71%. en la UE, el 28,43% en Oceanía y el 21,43% en Asia. El promedio mundial ronda el 23,64%. Un nivel de impuestos tan bajo, incluso Estados Unidos había propuesto el 21%, podría establecer nuevos saldos decididamente a la baja.

Por último, ni una sola palabra sobre la condonación de la deuda de los países pobres, medida que también es indispensable y está estrechamente ligada a la capacidad de respuesta ante las próximas pandemias. Los países acreedores del G20 han acumulado una enorme deuda ecológica con el sur global: los saltos de especies de las últimas décadas, y la predicción de futuros derrames, están conectados con la necesidad de abordar la «crisis de la deuda global», como se declara en Enero de 2020 del Banco Mundial, que también demanda un nuevo paradigma de gestión a nivel internacional.

Por lo tanto, seguimos enredados en la marea baja de la política global.

*Nicoletta Dentico, periodista y escritora italiana, es experta en salud global. Coordinó la Campaña de Prohibición de Minas en Italia y luego dirigió Médicos Sin Fronteras (MSF), promoviendo la movilización sobre el acceso a medicamentos esenciales e iniciando proyectos de MSF sobre migrantes en el sur de Italia.